Lleida queda confinada por el decreto del Govern, que solo permite salir de casa para "lo esencial"

Un mosso da el alto a un vehículo en la entrada del municipio de Soses (Lleida).
Un mosso da el alto a un vehículo en la entrada del municipio de Soses (Lleida).
ALEJANDRO GARCÍA / EFE
Dos sanitarias salen del CAP Prat de la Riba de Lleida, donde se centraliza la atención a los posibles afectados por la covid-19
EFE

Ha costado dos días más de lo previsto, pero la Generalitat ha logrado, finalmente, endurecer el confinamiento de Lleida y otros seis municipios del Segrià para intentar contener el aumento de los contagios de COVID-19. El juzgado ha aprobado las medidas del Govern para la comarca, salvo en el municipio de Massalcoreig. El Govern endurecerá a partir de las 16 horas de este miércoles el confinamiento en Lleida ciudad, Alcarràs, Aitona, la Granja de Escarp, Serós, Soses y Torres de Segre, donde quedará restringida la entrada y salida de estos municipios excepto los desplazamientos por motivos laborales por razón de servicios considerados esenciales.

Se pide que se salga de casa únicamente para ir a trabajar –siempre que no sea posible el teletrabajo–, comprar productos de primera necesidad, ir al banco, al médico o cuidar de personas dependientes, como ancianos o menores, apuntó, pero sin embargo no se establece un confinamiento domiciliario. "Ir a comprar unos zapatos puede parecer que no es de primera necesidad, pero puede serlo porque a tu hijo le haya crecido el pie, y por lo tanto, es algo que puedes hacer, pero lo tendrás que hacer con cita previa", explicó Budó.

La resolución, finalmente autorizada por el juzgado de lo contencioso administrativo de Lleida, "se mantiene en la línea", afirmó, de la que el Govern aprobó el domingo, antes de que la juez del Juzgado de Instrucción Número 1 de la ciudad la anulara la madrugada del lunes al considerar que era "desproporcionada" y que invadía competencias estatales. Ese mismo día, el Govern reaccionó con un decreto ley que es el que ha hecho posible que a la segunda haya ido la vencida.

Así, se ha logrado establecer medidas que implican un retorno al principio de la desescalada. "No tenemos que volver al confinamiento total, pero sí a las primeras fases de esa etapa de reapertura, en las que no podíamos ir a los bares, no podíamos ir a las terrazas, no nos podíamos encontrar con más de diez personas, no podíamos salir a hacer deporte colectivo", señaló la portavoz del Govern.

En virtud de la resolución, las tiendas de alimentación siguen abiertas, mientras que para entrar en los demás comercios es necesario un aviso previo. En cuanto a los servicios de restauración, se pueden prestar solamente con entrega a domicilio o recogida en el establecimiento con cita.

El deporte solo se autoriza con personas que formen parte del grupo de convivencia y los gimnasios y piscinas municipales han quedado cerrados.

Respecto a los centros de verano para niños y jóvenes, siguen abiertos, pero los participantes deben tener residencia en el Segrià, y quedan prohibidas las actividades culturales, recreativas y de ocio nocturno.

Tampoco están permitidas las bodas, los servicios religiosos, los entierros y los servicios públicos, ni las salidas y entradas de los municipios afectados, salvo para actividades esenciales.

Ciudadanos de Lleida se han mostrado indignados ante estas medidas, que les recuerdan los peores meses de la pandemia a las puertas de las vacaciones de verano. "Me parece desproporcionado. En Aragón se ha gestionado mucho mejor", se lamentaba Marta, una vecina que reconocía estar "quemada por la situación".

Recomiendan limitar la movilidad en L'Hospitalet

Los más de 300 casos de Covid registrados en L’Hospitalet en los últimos 14 días, sobre todo en la Torrassa, la Florida y Collblanc, ha llevado a Salut a tomar medidas en estas tres áreas "para romper las cadenas de contactos". La consellera de Salut, Alba Vergés, recomienda a los vecinos de estos tres barrios que "restrinjan al máximo su movilidad durante los próximos 15 días" y que las salidas de su domicilio solo las realicen por motivos indispensables.

Se insta a los comercios a limitar los aforos y a priorizar los pedidos. Cerrarán los establecimientos culturales, lúdicos, deportivos, infantiles y de ocio nocturno, pero se mantienen los casales, en los que participan 3.000 niños. En hostelería, se pide priorizar el consumo en terrazas al aire libre y las reuniones se restringen a 10 personas como máximo.

El Gobierno lo avala: "Lo importante es actuar"

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, afirmó este martes por la tarde que no ve motivos para impugnar el decreto ley de la Generalitat. "Lo importante es cortar el brote", dijo.

"Sin perjuicio del análisis que tengan que llevar a cabo los servicios jurídicos, no parece que el decreto invada competencias", apuntó en una rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, en la que evitó opinar sobre el auto judicial que prohibió un confinamiento individual en Lleida.

Horas antes, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, había revelado que ella misma recomendó al vicepresidente catalán, Pere Aragonés, que la Generalitat lo recurriera.

Illa reiteró que en la actual fase "de control" de la pandemia, son las comunidades autónomas las que tienen que actuar, con la asistencia del Ministerio de Sanidad si la requieren.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento