Las sombras de John Travolta: la muerte de su hijo y de su primer amor, su devoción por la Cienciología...

El actor John Travolta, durante la presentación de 'Gotti'.
El actor John Travolta.
GTRES

"Con gran pesar os informo de que mi preciosa mujer Kelly ha perdido su lucha de dos años frente al cáncer de pecho. Luchó con coraje y el amor y apoyo de muchos. [...] El amor y la vida de Kelly siempre serán recordados. Me tomaré un tiempo para estar con mis hijos, que han perdido a su madre, así que perdonadme de antemano si no tenéis noticias nuestras por un tiempo. Pero tened en cuenta que sentiré todo su amor en las próximas semanas y meses a medida que nos vayamos curando".

Con estas emocionadas palabras el actor John Travolta informaba en Instagram de la muerte a los 57 años de su esposa, Kelly Preston, intérprete de películas tan conocidas como Jerry Maguire. Pero por trágico que suene, esta no es la primera vez que el intérprete de Pulp Fiction, Grease o Cara a caratiene que afrontar la muerte de un ser querido.

El también piloto cualificado (posee cinco aviones, entre los que se incluye un enorme Boeing 707 que perteneció a la flota de la aerolínea australiana Qantas y al que le puso de nombre Jett Clipper Ella, en honor a dos de sus hijos) estará recordando en estos momentos los mismos sentimientos que en 1977.

Para entender esta historia hay que remontarse justo dos años antes, a 1975, cuando la actriz de televisión Diana Hyland, a sus 38 años, se separa del semidesconocido intérprete Joe Goodson. En 1976 rueda una pequeña TV movie que será un éxito: El chico de la burbuja de plástico.

En aquel rodaje conoce al protagonista, un chico que se abre hueco en Hollywood y que está a punto de ser una estrella en ciernes pues ha cerrado el contrato para hacer una cinta llamada Fiebre del sábado noche. Ella y John Travolta comienzan una relación sentimental.

Sin embargo, solo un año después, en 1977, le diagnostican a Hyland un cáncer de mama, motivo por el cual se le practica una mastectomía. Es inútil. la enfermedad ha invadido su cuerpo y rápidamente su salud se debilita hasta que el 27 de marzo fallece en Los Ángeles. Gana el Emmy póstumo por, precisamente, su participación en El chico de la burbuja de plástico. Su hijo con Goodson, como es lógico y a pesar de vivir con ella y haber conocido a Travolta, pasa a la custodio de su exmarido.

El actor, cuya carrera despega de forma fulgurante, está devastado personalmente y se refugia en un libro que le acaban de regalar: Dianetics. Es uno de los más famosos escritos de L. Ron Hubbard, fundador de la Iglesia de la Cienciología, y otra de cuyas novelas fue el mayor fracaso en la vida de Travolta y Preston: Campo de batalla: la Tierra.

El actor se mete de lleno en una religión que ya jamás ha abandonado, tanto para bien (una de las pocas veces que se ha revelado contra lo que le dijeron desde los altos manos de su fe fue para hacer de Vincent Vega en la cinta de Quentin Tarantino que significó su sonado regreso a la meca del cine tras unos años de bandazos en taquilla) como para mal.

Y con esto nos referimos a su hijo Jett, el primero que tuvo con Kelly Preston, que este 2020 habría cumplido 28 años. Fue en enero de 2009, en un viaje a las Bahamas cuando, duchándose, al joven le dio un ataque de apoplejía y se golpeó fatalmente la cabeza sin nada que pudiesen hacer los servicios médicos.

A los pocos años de vida, sus padres ya sabían que el joven no era solo autista, sino también que sufría el síndrome de Kawasaki, una afección que causa inflamación (tanto hinchazón como enrojecimiento) en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, usualmente en los de pequeño y mediano calibre.

Su muerte fue una sorpresa para la familia, en parte porque hacía mucho tiempo que sus convulsiones, que fueron una constante en su vida, se habían sosegado, aunque hubo quien también culpó a la Iglesia de la Cienciología de que no permitiesen a sus padres tratar al pequeño debidamente.

El ganador de un Globo de Oro por Cómo conquistar Hollywood llegó a afirmar que la muerte de su hijo fue "lo peor" que le ha pasado en toda su vida aunque dos razones les ayudaron a superarlo: su fe y el nacimiento hace 9 años de Benjamin Hunter, el pequeño del clan, al que consideran "un precioso tipo de pegamento" que les hizo reconocerse nuevamente como una familia a él, a Kelly y a su hija Ella.

Aparte de todo ello, Travolta también ha tenido otro episodio oscuro que es el que se recuerda cuando se habla de su supuesta homosexualidad encubierta, no solo durante los casi 10 años que pasó de estar con Hyland a estar con Preston, sino incluso en la actualidad según han afirmado varios excienciólogos.

En mayo de 2012, un masajista, de forma anónima, presentó una demanda por agresión sexual contra Travolta, afirmando el abogado del actor que era totalmente falsa y que ni siquiera se encontraba en California los días de los supuestos abusos.

Más tarde, un segundo masajista se unió a la demanda con similares afirmaciones sobre cómo se cometieron los abusos. Ambos escritos ante la justicia fueron finalmente abandonadas por sus demandantes y desestimadas sin perjuicio para ninguna de las partes.

En septiembre de 2014, el actor negó las acusaciones hechas en enero de aquel año por su antiguo piloto, Douglas Gotterba, y en la que explicaba cómo habían mantenido relaciones sexuales durante los seis años que Gotterba trabajó para Alto, la compañía de aviones del intérprete de 66 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento