Los motoristas de Barcelona aseguran vivir una “persecución”: “Somos parte de la solución y no del problema”

  • El Ayuntamiento prohíbe aparcar en tramos de la acera que se usaban con ese fin y las asociaciones de motos reclaman alternativas.
  • La moto supone el 34% del parque de vehículos de la ciudad y, en calzada, hay hueco para el 22%.
Un camión, una moto y un coche circulan por La Ronda Litoral de Barcelona en una imagen de archivo
Un camión, una moto y un coche circulan por La Ronda Litoral de Barcelona en una imagen de archivo
SERVEI CATALÀ DE TRÀNSIT (SCT) - Archivo

Los motoristas de Barcelona aseguran vivir una “persecución” tras la decisión del Ayuntamiento de prohibir el aparcamiento de estos vehículos en 43.000m² de acera hasta ahora utilizados con este fin. 

Según el consistorio, esta medida supone una merma de 2.000 plazas, sin embargo, la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor) asegura que se llegan a eliminar hasta 11.600.

“Hemos coincidido siempre con el Ayuntamiento en que, en la acera, la prioridad es el peatón", aseguran desde la asociación, pero reclaman que estas medidas vengan acompañadas de alternativas "para que los usuarios de vehículos de dos ruedas puedan cambiar la tendencia actual y aparcar en otro lugar”.

Sin alternativas

El Ayuntamiento ha anunciado que se crearán 636 plazas específicas en calzada y que negociará con los parkings tarifas reducidas, pero Anesdor considera que estas medidas son insuficientes para un vehículo que, según datos municipales del parque móvil, cuenta con unas 262.000 motos en la ciudad y, según la asociación, 490.000 en el área metropolitana.

De hecho, la moto supone el 34% del parque de vehículos y, en calzada, hay hueco para el 22%. “Habría que crear 55.000 plazas específicas para motos para equipararlo con el coche”, aseguran.

Por otra parte, desde la asociación MotoristesBCN señalan que estas tarifas reducidas en algunos parkings siguen suponiendo un gran gasto para el ciudadano: “Según nuestros cálculos, si la hora sale a 40 céntimos y dejas la moto aparcada durante una jornada laboral de ocho horas, los gastos anuales rondan los 800 euros”.

Moverse a pie, en bicicleta o en transporte público no siempre es posible

Desde Mujeres Moteras y MotoristesBCN denuncian que la moto vive “una persecución” en Barcelona y que el Ayuntamiento “pretende que nos movamos sólo en transporte público, a pie o en bicicleta y eso, en algunos trayectos, no es posible”.

“El transporte público es caro y se pierde mucho tiempo. Yo gasto seis euros de gasolina al mes para ir al trabajo, que lo tengo a cinco kilómetros. El transporte público me cuesta mucho más”, comenta Berta Doria, fundadora de Mujeres Moteras.

"En Barcelona, hay distancias que pueden recorrerse andando o en bicicleta, pero en muchos escenarios la moto es la mejor solución. Es un medio de transporte eficiente y sostenible que contribuye a descogestionar el tráfico y permite un ahorro de tiempo que favorece la conciliación profesional y personal de los ciudadanos", puntualiza José María Riaño, secretario general de Anesdor.

Respecto a las largas distancias, desde MotoristesBCN señalan que el Ayuntamiento gobierna pensando únicamente en Barcelona y que no tiene en cuenta a quien trabaja en la ciudad, pero vive en el área metropolitana, desde donde el transporte público es muy lento.

Nueva movilidad

Desde Anesdor, defienden que la moto es una solución, y no un problema, para la nueva movilidad que plantea la crisis de la Covid-19. “En el proceso de desescalada del confinamiento, la moto es más necesaria que nunca por su capacidad de absorber las limitaciones del transporte público, especialmente en los accesos al área metropolitana”, señalan.

A su juicio, que Barcelona sea una de las capitales europeas de la moto la sitúa por delante de muchas otras ciudades en el marco de la nueva movilidad y, por este motivo, creen que el Ayuntamiento debería potenciar este vehículo y apoyarse en él para hacer frente a la actual situación.

Sostenibilidad

Según Anesdor, cada vez hay más motos eléctricas en el mercado y las motos convencionales que se venden en la actualidad "son extremadamente eficientes". Por ello, han defendido en la Comisión Permanente del Pacto por Movilidad la necesidad de buscar soluciones reales para el uso de este vehículo.

Para Motoristes BCN, la motos eléctricas aún son caras. “Si una 125cc puede costarte 1.700 euros, una eléctrica que te dé las mismas prestaciones puede alcanzar los 15.000”. 

Por otra parte, el Ayuntamiento ha ampliado las licencias de las empresas de ‘sharing’, aunque el CEO de Ecooltra, una de las empresas pioneras del sector, considera que el número de licencias aún es insuficiente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento