El día que Rosa María Sardà devolvió a la Generalitat catalana su Cruz de Sant Jordi debido "a las circunstancias"

ROSA MARIA SARDA RECIBE MONOLITO DEL FESTIVAL DE MALAGA
Sard'a, durante un acto de reconocimiento en Málaga.
Fredy Torre / Europa Press

El fallecimiento este jueves de la actriz catalana Rosa María Sardà, tras una larga enfermedad, supone un golpe para el mundo de la cultura por su reconocida trayectoria como actriz y presentadora. También por su personalidad propia e inquebrantable: en 2017 devolvió a la Generalitat de Cataluña la Cruz de Sant Jordi.

Sardà, según desveló entonces la cineasta Isabel Coixet, se la entregó personalmente a un funcionario en el Palacio de la Generalitat junto a una nota de su puño y letra que decía que "dadas las circunstancias", en pleno conflicto por el proceso independentista de la Generalitat, no era merecedora de una de las máximas condecoraciones que concede cada año el Gobierno catalán.

Además, dijo Coixet, la actriz apuntaba que, como la condecoración traía consigo que en el momento del fallecimiento la Generalitat ofrecía una esquela en los periódicos, que "por favor tuvieran a bien ahorrársela".

El Gobierno de la Generalitat concede anualmente desde 1981 la Cruz de San Jordi a personas y entidades sociales destacadas por los servicios prestados en Cataluña en la defensa de su identidad, especialmente en el plano cívico y cultural. Rosa María Sardà la tenía en su poder desde el año 1994.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento