Celaá aborda con las Comunidades la vuelta a las aulas entre el recelo de las autonomías y las críticas de sindicatos

a ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.
a ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.
EFE/Chema Moya

La ministra de Educación y Formación Profesional Isabel Celaá, se reúne este jueves con las Comunidades Autónomas en la Conferencia Sectorial para abordar la vuelta a las aulas en septiembre. El encuentro, sin embargo, se desarrollará entre un amplio debate dadas las reticencias que ya han mostrado algunas consejerías al plan anunciado este miércoles por la ministra, que también ha recibido las críticas de los sindicatos educativos.

En concreto, Celaá anunció este miércoles que los menores de 10 años no deberán usar mascarilla durante las clases y que éstas tendrán un máximo de 20 alumnos por aula, en las que la distancia de seguridad se ha reducido de dos metros a metro y medio. Rechazó, además, el modelo semipresencial que defendió hace solo unas semanas con la intención de que "todos los alumnos vuelvan a sus pupitres".

Desde la Comunidad de Madrid, el consejero de Educación, Enrique Ossorio, considera que las propuestas son "irrealizables" tanto por el gasto que supone en el profesorado como por el poco margen de tiempo para adaptar las aulas. Su departamento ha propuesto una redacción diferente del artículo 9 del Real Decreto Ley 21/2020 de 9 de junio, para permitir que las autoridades sanitarias y educativas de las comunidades autónomas puedan establecer una distancia de seguridad diferente al inicio del curso en función de las circunstancias sanitarias.

Asegura el consejero de Educación madrileño que la ministra incluye medidas que ya pensaban tomar las consejerías porque son "evidentes" y critica que "no resuelven el problema de los espacios, el número de alumnos por aula o el incremento del profesorado necesario para atender a la nueva situación".

También el consejero de Educación de la Generalitat de Cataluña, Josep Bargalló, se ha molestado tras el anuncio de Celáa, aunque por razones distintas, ya que considera que son las propias comunidades quienes tienen que gestionar la vuelta a las clases al ser su competencia. "El curso 2020-2021 lo programaremos desde nuestras competencias sanitarias y educativas y escuchando al mundo local, toda la comunidad educativa y los expertos en salud pública", ha señalado a través de las redes sociales. 

Los sindicatos rechazan las "continuas improvisaciones"

Los sindicatos, por su parte, cuestionan que el documento del Gobierno se limite a aconsejar la limpieza de los centros educativos, que ya es una práctica diaria. "Los centros educativos ya se limpian a diario, y algunos tienen cientos de alumnos", afirma el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García, a Europa Press. El sindicato cuestiona además que el Gobierno pida a los centros educativos que elaboren sus propios protocolos de limpieza, cuando la contratación de este personal depende de ayuntamientos o comunidades autónomas.

Esta nueva propuesta, señala, quiere contentar a comunidades autónomas que buscan una vuelta al cole "low cost" o con "coste cero", mientras que el sindicato estima que es necesario invertir 7.000 millones y contratar a 175.000 docentes más para afrontar el próximo curso con medidas sanitarias.

"Lo peor son las sucesivas medidas anunciadas y los contra anuncios posteriores"

Desde UGT echan en falta medidas para la Formación Profesional en las recomendaciones del Gobierno, aunque valora la reducción de las ratios de alumnos por clase. Sin embargo, reclama que todas estas medidas vayan acompañadas de "presupuesto propio" y "refuerzo de las plantillas docentes".

Una demanda que comparte el sindicato docente ANPE, que celebra que las propuestas del Gobierno garanticen la presencialidad durante el curso, aunque exige que los protocolos queden definidos para evitar más incertidumbre en la comunidad educativa. "Lo peor son las sucesivas medidas anunciadas y los contra anuncios posteriores", lamenta su presidente Nicolás Fernández, algo que comparte CSIF, que reprocha las "continuas improvisaciones" y el "cambio de criterio" de Isabel Celaá

"Hemos pasado de proponer una mezcla de clases presenciales y 'on line' con un límite de 15 alumnos por aula, y ahora nos proponen una vuelta normal, como si nada hubiera pasado. No nos parece serio ni coherente", afirma el presidente de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez, que estima necesarios 40.000 docentes más en septiembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento