Así fue el ritual dirigido por Nacho Vidal en el que murió el fotógrafo, según un vídeo grabado con el móvil de la víctima

Nacho Vidal niega practicar chamanismo y se encuentra "muy afligido"
El actor porno Nacho Vidal.
EUROPA PRESS

Nacho Vidal sigue siendo investigado por un supuesto homicidio imprudente durante un ritual chamánico en el que falleció el fotógrafo José Luis Abad. En esta ceremonia, Abad se ofreció a fumar el veneno del sapo bufo para vivir la experiencia y liberarse de su adicción a la cocaína, pero antes pidió que lo grabaran en su iPhone. Y este vídeo es el que ahora actúa de principal prueba contra el actor porno.

El ritual, que se realizó el 28 de julio de 2019, fue dirigido por el exconcursante de Supervivientes en su casa de campo en Enguera, Valencia, junto a una prima segunda suya y un amigo que se encarga del mantenimiento de la finca. La Policía Judicial de Xàtiva ha necesitado meses para investigar los hechos hasta que, a finales de mayo, fueron detenidos los tres sospechosos.

La hermana del fotógrafo toledano de moda fue quien encontró el vídeo en el teléfono de la víctima el pasado 14 de febrero, una desagarradora grabación que sirve a la Guardia Civil para reconstruir los hechos.

José Luis Abad puso su vida en las manos de Nacho Vidal, pues ya había probado estos rituales anteriormente, pero lo que terminó sucediendo el verano pasado también hizo que la acusación de homicida imprudente recayera en el actor porno.

22 minutos y 30 segundos llenos de crudeza

Según compartió Las Provincias, en el vídeo que dura 22 minutos y 30 segundos se puede ver al fotógrafo inhalando durante unos 20 segundos la llamada 'molécula de Dios', el veneno del sapo bufo. Después, comienza a tambalearse y cae al suelo, aunque es recogido por el amigo del actor.

"Abad solloza de manera entrecortada, comienza a sufrir convulsiones y contorsiona sus brazos y pies", explica el medio que ha tenido acceso al vídeo. Al parece, este estado no sorprende ninguno de los presentes, que siguen "grabando y tocando un pandero y dos campanillas como parte del ritual". Entonces, "el pecho y la cabeza de la víctima se amoratan y Vidal le practica las primeras maniobras de reanimación".

A pesar de esto, la ceremonia para desintoxicar de la cocaína al fotógrafo sigue, aunque este continúa inmóvil durante bastante rato. Se ve a Nacho Vidal acercar la cara a la nariz de José Luis Abad para comprobar si respira.

Aún no llaman al 112 y el actor porno continúa tratando de reanimarlo haciéndole el boca a boca mientras el toledano sigue con el torso desnudo tirado en el suelo sin moverse. Después, Vidal pide a su prima que pare de grabar y le dice que llame al 112. "El reloj marca las 11.04 horas, según consta en el sumario. El fotógrafo no abre los ojos ni sus labios", indica Las Provincias. "Tras recibir el aviso de que un hombre había sufrido un infarto y no respiraba, un equipo del SAMU acude con urgencia a la casa de Enguera".

Primero llegaron un guarda forestal y dos policías y uno de los agentes se fue turnando con el exconcursante de Supervivientes para intentar reanimar a Abad, sin éxito. "El médico certifica el fallecimiento sobre las 11.30 de la mañana"

La prima del actor rompe a llorar, pues había sido la intermediaria en aquel ritual y eran amigos. Según aparece en el sumario, la víctima le había pedido con insistencia por WhatsApp inhalar la sustancia bajo la dirección de Nacho Vidal e incluso cómo hablaban de los preparativos previos a la ceremonia.

Dos días antes de su fallecimiento, el José Luis Abad avisó a la prima del actor que había consumido cocaína recientemente, por si suponía algún impedimento, a lo cual ella contestó que no pasaba nada, aunque las alucinaciones serían más fuertes.

Las sospechas sobre el actor porno

La Policía Judicial de Xàtiva, tras visionar el vídeo, concluye que los tres sospechosos actuaron con temeridad y grave desprecio a la vida. Además, de la grabación sacan ciertas sospechas hacia Nacho Vidal.

Los investigadores creen que el actor porno habría comprado el veneno de sapo bufo de internet, aunque él lo negó en su declaración, y por ello habría cobrado 150 euros por realizar este ritual, tal y como asegura un amigo del fotógrafo.

Además, en julio de 2019 el exconcursante de Supervivientes facilitó las grabaciones de las cámaras de seguridad de su casa de campo a la Guardia Civil, pero no mencionaron este vídeo en el iPhone de José Luis Abad y escondieron que se tratase de un ritual.

"Ocultaron la existencia del vídeo y recogieron las campanillas, la manta y el cojín para que nadie viera el altar", indicó Javier Vilarrubí, abogado de la acusación particular, que explica que las tres personas presentes durante el fallecimiento no colaboraron con las autoridades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento