El destino de moda ha logrado librarse del coronavirus (Por ahora)

Los mares crecientes inundarán los deltas de los ríos y la temperatura subirá tres grados centígrados, lo que va a afectar de una manera muy importante a los arrozales, que podrían reducir los rendimientos de este producto.
Trabajadores en un arrozal de Vietnam
Pixabay/Quangpraha

Vietnam, que comparte una frontera de 1.000 kilómetros con China, fue de los primeros países en tomar medidas drásticascontra el coronavirus y, por el momento, parece que surten efecto. Según fuentes oficiales, actualmente hay 328 casos confirmados, 293 personas recuperadas y ningún fallecimiento.

Estas cifras se deben a la rápida y fuerte cuarentena impuesta por el gobierno vietnamita y al exhaustivo monitoreo de los posibles casos contagiados que han evitado que un débil sistema sanitario colapse. Aparte de este éxito de salud pública, en las últimas fechas Vietnam también está recibiendo buenas noticias en lo económico posicionándose como una alternativa a China.

En mayo se hizo público que Apple había trasladado su producción de auriculares inalámbricos AirPod Pro de China a Vietnam, un movimiento que sigue una tendencia apuntada desde el estallido de la guerra comercial entre Pekín y Washington y que la crisis desatada por el coronavirus parece acelerar.

"Las empresas están pensando en rediseñar sus cadenas de suministro y trasladar sus fábricas a otros países del Sudeste Asiático, especialmente Vietnam, que se muestra como un destino atractivo tanto para inversores como para fábricas", explica a Efe Reza Akhbari, profesor experto en cadenas de suministro de la Universidad RMIT de Ho Chi Minh.

Además de Apple, Akhbari menciona los ejemplos de Adidas, Samsung, Google, Microsoft o la empresa de muebles Lovesac, que en los últimos meses han desplazado parte de su producción de China a Vietnam, un país con 96 millones de habitantes que en 30 años ha multiplicado por diez su Producto Interior Bruto (PIB).

En un reciente discurso recogido por la prensa local, el ministro de Inversión y Planificación, Nguyen Chi Dung, se mostraba confiado en que la buena gestión de la crisis sanitaria sirva para atraer a nuevos inversores y refuerce la posición global de Vietnam.

Sin embargo, no todo es positivo. Vietnam alcanzó un crecimiento económico del 7 por ciento en 2019, en la línea de los últimos años, pero su economía se está viendo resentida desde el principio de la epidemia por sus fuertes vínculos económicos con China, su primer socio comercial, y por la dependencia de la industria vietnamita de piezas y materiales provenientes de su vecino del norte.

Destino de moda del turismo

Uno de los sectores más dañados es el del turismo, que con las fronteras cerradas intenta sobrevivir con una campaña de promoción dirigida a los vietnamitas y planea aprovechar su vitola de país sin muertos por coronavirus para atraer a turistas foráneos cuando vuelva a ser posible.

Son varios los lugares que el turismo español ha elegido en Vietnam en los últimos años, desde las bulliciosas Hanói y Ho Chi Minh hasta destinos más apacibles como la bahía de Ha-Long situada al norte de Vietnam. Esta bahía, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1994, contiene más de 3.000 islas surcadas por centenares de barcos, esenciales para visitar esta zona.

En cuanto a ciudades, aparte de Hanói con el mausoleo dedicado a Ho Chi Minh, el Templo de la Literatura o la Págoda del Pilar Único, y de Ho Chi Minh con el Antiguo Palacio Presidencial y la Pagoda del Emperador de Jade, también destacan Hué, Hoi An, Sa Pa o Ninh Binh.

Hué fue la capital del país hasta 1945 y contiene un gran patrimonio arquitectónico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1993. Entre este patrimonio, destaca el Palacio de Thai Hoa y la Pagoda de Thien Mu.

Hoi An, situada en la costa central de Vietnam, destaca por su historia cosmopolita que se refleja en su arquitectura japonesa y en la multitud de templos chinos que se pueden encontrar en ella.

Sa Pa, situada a unas 5 horas de la capital, se encuentra a una gran altitud, unos 1.600 metros, y destaca por su agricultura de montaña. En esta región se pueden encontrar algunas de las estampas más conocidas de Vietnam con sus arrozales dispuestos en terrazas.

En Ninh Binh, a apenas dos horas en autobús desde Hanói, también se pueden encontrar extensos campos de arroz y destaca por sus paisajes fluviales en la zona sur del delta del río Rojo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento