El estudio de seroprevalencia revela que la COVID-19 no tiene un impacto alto en la población, dice Falo

El director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo, ha manifestado que los resultado preliminares del estudio de seroprevalencia que se está realizando en España indican, también para la Comunidad autónoma, que la COVID-19 "no ha tenido un impacto alto" de infección comunitaria y eso significa que "hay más población sensible ante una posible segunda oleada".
Foto de archivo del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo.
Foto de archivo del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo.
CORTES DE ARAGÓN - Archivo

Así lo ha indicado ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, donde ha acudido para informar sobre el citado estudio, a petición de Ciudadanos. Este jueves, el Ministerio de Sanidad ha dado a conocer los resultados preliminares de la segunda oleada del estudio de seroprevalencia liderado por el Instituto de Salud Carlos III, realizada entre el 18 de mayo y el 1 de junio.

Según esos datos, el 4,9 por ciento de la población aragonesa ha superado la enfermedad y presenta anticuerpos IgG contra la COVID-19, un 0,3 por ciento más que en la primera oleada. Por provincias, en Zaragoza, la prevalencia es de un 5,2, en Huesca de un 4,7, y en Teruel de un 3,5.

En Aragón, en esta segunda oleada, han participado 2.678 personas -1.300 en Zaragoza, 707 en Huesca y 671 en Teruel-, frente a las 2.748 que lo hicieron en la primera, en la que la prevalencia fue de un 4,6 por ciento. En España, se ha analizado a 63.564 personas y la prevalencia es de un 5,2 por ciento, un 0,2 por ciento más que en la primera ronda.

Falo ha dicho que su previsión era que la población infectada rondara entre el 5 y 10 por ciento y tras situarse en el 4,9 ha concluido que las medidas de distanciamiento social han conseguido frenar la circulación del virus en el ámbito comunitario.

Ha aportado otros datos, como un mayor contagio en la población mayor, llegando a un 7 por ciento en la franja de 60 a 64 años, el mismo que para el grupo de 75 a 79, mientras en el de 65 a 69 años ha sido de un 7,6, frente una cifra por debajo de la media en el caso del grupo de 5 a 30 años.

OTROS DATOS

El director general ha apuntado que no se aprecian diferencias entre las personas que han trabajado presencialmente y las que no y sí que ha habido más incidencia en quienes han manifestado síntomas ya que la prevalencia ha sido de un 3 por ciento para quienes no recuerdan haberlos tenido y de un 4,6 para quienes sí.

Por lo que se refiere al porcentaje de pacientes que en la primera ronda dieron negativo y ahora se han seroconvertido, "no es muy significativo". En Zaragoza, ha sido de un 0,9, en Huesca de un 0,4 y en Teruel de un 1,2.

Falo ha apuntado que en Teruel ha podido ser mayor "por los brotes aparecidos en las últimas semanas", si bien, por ejemplo, en Huesca, se ha producido una incendia más alta por algunos brotes de ámbito comunitario, aunque su foco era laboral, pero no ha habido seroconversión, mientras que Zaragoza "se ha mantenido con mucha estabilidad".

También ha dicho que Aragón se ha quedado en una situación intermedia respecto al conjunto del país. En todo caso, ha aclarado que se trata de una valoración provisional, si bien los resultados finales "no nos darán grandes sorpresas" y esto "nos permite apuntar en qué situaciones estamos y hacia dónde va la epidemia".

El director general de Salud Pública ha estimado que el tipo de muestra poblacional es representativa para el ámbito provincial y autonómico, pero no para el local. Ha aclarado que se ha tenido en cuenta la densidad de población para evitar "que el peso de las capitales distorsione" resultados y la participación ha sido "bastante alta" para este tipo de estudios, también de las personas que han aceptado hacerse la extracción de sangre.

Ha añadido que el diseño del estudio ha sido estatal lo que supone que los datos son "homogéneos" en todo el país. Por otra parte, ha comentado que se desconoce cuánto tiempo va a durar la inmunidad y si puede haber reinfección en personas que ya han pasado la enfermedad.

NO SABEMOS QUÉ VA A VENIR

Francisco Javier Falo ha reconocido que no se conoce "qué va a venir en otoño", puede haber una segunda oleada de la que se no se sabe su magnitud, ni virulencia, e ir acompañada de frío, cuando los virus respiratorios agravan sus características y combinarse con otros por lo que "solo podemos prepararnos para lo peor".

A su entender, los "grandes retos" son "reforzar" la Salud Pública, es decir, los sistemas de información y vigilancia para un rápida detección, diagnóstico y aislamiento de los contactos con el objetivo de "cortar la transmisión comunitaria".

Igualmente, hay que "reforzar" la atención primaria, la especializada y el ámbito social. Según ha contado, el Departamento de Sanidad está trabajando en planes de contingencia "que nos permitan una capacidad de repuesta en tiempos muy cortos", "cuando comencemos a detectar la circulación del virus".

Ha añadido que los "puntos negros" en esta primera fase de la pandemia han sido los centros residenciales y sociales por lo que "tenemos que ser capaces" de que todos los dispositivos "estén mejor preparados" y para eso hay que realizar una planificación de profesionales, centros y coordinación entre todos los niveles asistenciales y con Salud Pública.

PREPARACIÓN

La diputada de Cs, Susana Gaspar, ha querido saber si la muestra es utilizado en el estudio es "suficientemente representativa" para tener datos concluyentes, al tiempo que ha dicho que la forma en cómo se va a preparar el sistema sanitario y los sistemas epidemiológicos "variará bastante tras estos resultados de baja prevalencia" ya que el 95 por ciento de la población está sin inmunidad y eso "nos preocupa para la desescalada y planificar una segunda oleada del virus".

La diputada del PSOE, Olvido Moratinos, ha considerado que ante estos resultados "las cosas no se han hecho tan mal en gestión" y "la responsabilidad individual de los aragoneses ha sido excelente".

La diputada del PP, Ana Marín, ha preguntado si el muestreo que se ha hecho en Aragón "es suficiente para conocer la realidad y si la técnica utilizada ha sido la adecuada", teniendo en cuenta las características de las poblaciones del medio rural y urbano, al tiempo que ha querido saber qué ha aportado la Comunidad a este estudio.

La parlamentaria de Podemos, Itxaso Cabrera, ha estimado que este informe es una ayuda para "establecer previsión y prevención" porque "debemos estar ya pensando en otoño y contemplar diversos y variados escenarios".

La diputada de CHA, Isabel Lasobras, ha esgrimido que si bien hay quienes apuestan por "actuar sin respeto por lo dictado por las autoridades sanitarias en pro de la palabra libertad, cuando solo quieren expresar su prepotencia y salvaguardia económica y social de clase", la población ha respondido con "buena y amplia participación" en este estudio.

El diputado de Vox, Santiago Morón, ha dicho que no se puede plantear una política sanitaria a partir de este informe porque faltan resultados, para apuntar que "parece ser que el virus no es tan contagioso como se preveía", lo que "deja en mal lugar a nuestro sistema sanitario" porque la letalidad aumenta, aunque también ha dicho que "parece que hay un intento de disminuir el número de pacientes asintomáticos".

La parlamentaria del Partido Aragonés, Esther Peirat, ha comentado que Aragón está en una situación intermedia, para interesarse por la fiabilidad de los test y por si la muestra poblacional es suficiente, al tiempo que ha querido conocer si quienes poseen anticuerpos "pueden volver a enfermar".

El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha considerado que este estudio es una "herramienta para tomar decisiones", si bien son "pocas" las "certezas" que hay respecto a esta enfermedad y ha planteado varias dudas que le han surgido respecto a los resultados y datos entre la primera y segunda oleada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento