El uso de la mascarilla y la distancia de dos metros seguirán siendo obligatorios durante la "nueva normalidad"

  • El Consejo de Ministros aprueba la última prórroga del estado de alarma, hasta el 21 de junio, que ratificará este miércoles el Congreso.
  • Illa aclara que el movimiento entre distintas comunidades será cuando estén en "nueva normalidad", no en fase 3.
  • El Gobierno trabaja en otro instrumento legal para "asegurar la nueva normalidad".
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia sobre el coronavirus.
El uso de mascarillas es obligatorio para mayores de 6 años a partir de hoy
Una pareja de jubilados, con mascarilla, descansa en un banco.
EUROPA PRESS
Una pareja de jubilados, provistos de mascarilla, descansa en un banco.
EUROPA PRESS

El proceso de desescalada está a punto de terminar y el 21 de junio se levantará el estado de alarma, según la última prórroga que previsiblemente aprobará el Congreso este miércoles. Entonces, se levantarán las restricciones a los movimientos. Sin embargo, persistirán algunos elementos de la etapa actual. Entre ellas, durante la "nueva normalidad" seguirá siendo obligatorio el uso de mascarillas en los espacios públicos y mantener una distancia física de seguridad de dos metros.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado que una vez en la "nueva normalidad" se mantendrán pautas propias de la actual desescaladal. Además del uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia de dos metros, Illa se ha referido al "lavado constante de manos", que seguirá siendo "esencial" y la "actitud colectiva de prudencia", de manera que los ciudadanos deberán seguir observando las recomendaciones que hagan las autoridades sanitarias.

Prórroga sin Bildu

El Gobierno ya piensa en la "nueva normalidad", justo en el día en el que el Consejo de Ministros ha aprobado proponer al Congreso la sexta y última prórroga del estado de alarma. Tras sendos acuerdos para que PNV y Cs vuelven a votar 'sí' y ERC regrese a la abstención, el Ejecutivo se ha asegurado que la votación salga adelante, de manera que el estado de alarma estará vigente hasta el 21 de junio. 

Lo que ocurrirá después y cómo gestionará a partir de esa fecha el Gobierno la "nueva normalidad" es todavía una incógnita, pero se apunta la hipótesis de que podría haber regulaciones a través, no ya del estado de alarma, sino de un real decreto. El presidente, Pedro Sánchez, evitó aclararlo este domingo y este martes el ministro Illa se ha limitado a apuntar que se está trabajando en ello. "Se está trabajando sobre el instrumento más apropiado para asegurar la nueva normalidad y cuando tengamos concluidos esos trabajos los daremos a conocer", ha dicho el ministro.

Tras la polémica generada en la quinta prórroga, el Gobierno no ha buscado esta vez el apoyo de Bildu para obtener luz verde del Congreso. La portavoz, María Jesús Montero, ha señalado este martes que el Ejecutivo cuenta ya con los "apoyos necesarios" para que la prórroga sea aprobada por el Congreso sin que se hayan establecido negociaciones con la formación abertzale

"El Gobierno cuenta con los apoyos necesarios para ratificar este decreto de alarma y desconozco el sentido del voto de Bildu, no me consta que se haya producido alguna negociación, porque se cuenta con los votos necesarios", ha dicho.

Movimientos entre comunidades

La gran novedad de esta última prórroga es que a partir de que los territorios pasen a la fase 3, la gestión de la desescalada quedará "íntegramente" bajo la responsabilidad de los Gobiernos autonómicos. 

En este momento, los presidentes autonómicos podrán decidir sobre la duración de esa fase 3, que podrá ser menor a los 15 días estipulados inicialmente, o incluso decidir directamente el paso a la "nueva normalidad".

Según ha explicado Illa, los movimientos estarán permitidos entre los territorios de una misma comunidad autónoma que se encuentren en fase 3. El movimiento entre distintas comunidades solo llegará cuando sus territorios hayan alcanzado la "nueva normalidad", algo que decidirán los presidentes autonómicos correspondientes.

La última prórroga del estado de alarma durará 15 días, como todas las anteriores, pero al cabo de estas dos semanas buena parte del país estará ya en "nueva normalidad" y sin restricciones de movimiento. El Gobierno precipita así el el proceso de desescalada, también permitiendo a las comunidades acortar la duración de la tercera fase.

Sin embargo, Illa ha negado este martes la precipitación. "Hasta ahora no ha habido una aceleración de la desescalada, se han observado las fases y la evolución de la epidemia ha sido correcta".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento