Las fiestas se convierten en el nuevo foco: el coronavirus encuentra caldo de cultivo para los rebrotes

Unos furgones policiales vigilan a las personas que pasean y hacen deporte por el parque del Retiro, en el día que Madrid entra en la fase 1 de desescalada, y se han abierto los 19 grandes parques.
Unos furgones policiales vigilan a las personas que pasean y hacen deporte por el parque del Retiro, en el día que Madrid entra en la fase 1 de desescalada, y se han abierto los 19 grandes parques.
Jorge Paris

La desescalada no implica relajación. Es una de las frases que ha repetido el Gobierno hasta la saciedad. ¿Por qué? Porque el riesgo de rebote sigue siendo alto. La mayoría del país está en fase 1 o en fase 2, es decir, todavía está dando los primeros pasos hacia la llamada "nueva normalidad". A pesar de esto, el coronavirus ha encontrado un caldo de cultivo en las fiestas que se celebraron en los últimos días en algunas zonas de España y que han supuesto nuevos focos de contagio.

Lleida, Ceuta o Bajadoz han sido los lugares en los que las normas han sido papel mojado para mucha gente. También en Córdoba. La parte positiva es que están localizados. La mala, que se puso en riesgo a numerosas personas. Las fiestas durante la desescalada son aglomeraciones innecesarias que vuelven a dar oportunidades de expandirse al coronavirus.

"Una fiesta inocente puede acabar en un brote", dijo el director de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, que además puso sobre la mesa un aviso para la población: "Si no estamos todos ya en la nueva normalidad es por algo". Y es que los expertos consultados por 20minutos advierten de dos cosas. "Parece cierto que el coronavirus se está debilitando, pero no podemos abrirle puertas con aglomeraciones o saltándonos las normas".

El caso de Lleida es llamativo: una fiesta de veinte personas ha supuesto un aumento de los casos y ha impedido a la provincia avanzar de fase -estaba preparada para pasar a la 2-. De todos los invitados, cuatro eran positivos y al final de la celebración (que era un cumpleaños) todos resultaron ser positivos. Aunque la Generalitat dijo que la situación está "bajo control" lo cierto es que la zona aumentó el riesgo también por casos detectados en discotecas que no cumplían con las normas y en residencias de mayores.

En Ceuta, por otro parte, el número de sospechosos es aún mayor. Varias celebraciones pusieron en peligro a un total de 80 personas, y los positivos por coronavirus se dispararon en la ciudad autónoma, que había controlado bien la pandemia hasta ahora. Incluso estuvo abierta la posibilidad de que retrocediera a la fase 0, algo que Sanidad descartó.

En Badajoz, otra fiesta de cumpleaños obligó a confinar a 18 personas y ha habido pequeños rebrotes a partir de algunas familias. A esto hay que unir también lo sucedido en Córdoba: un importante aristócrata belga que era positivo por covid-19 viajó el pasado 24 de mayo a la ciudad andaluza para acudir a una fiesta privada de la alta sociedad y ha acabado con una treintena de personas en cuarentena.

Sanidad no baja la guardia. La situación poco a poco se va estabilizando en toda España y los avances de fase ya no encuentran tanto freno como al principio -en el caso de Madrid, por ejemplo-, pero sigue faltando camino por recorrer. No hay mayor foco para el coronavirus que las aglomeraciones, la falta de precauciones y la ausencia de distancia social.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento