Sucesos.- Desarticulan en Orihuela un grupo que ocupaba casas y exigía dinero a sus dueños para devolverlas

La Policía Nacional ha desarticulado en Orihuela (Alicante) una presunta organización criminal que se había especializado en la usurpación de bienes inmuebles para luego extorsionar a sus propietarios y conseguir así grandes beneficios. Los detenidos ocupaban las casas y exigían hasta 6.000 euros para abandonarlas.
Un coche patrulla.
Un coche patrulla.
POLICÍA NACIONAL - Archivo

Los agentes han detenido a cinco españoles, con edades comprendidas entre los 20 y los 44 años, como presuntos miembros del entramado. A los detenidos se les atribuyen los delitos de extorsión, usurpación, estafa y organización criminal.

Las primeras denuncias fueron interpuestas en la Comisaría de Orihuela a principios de este año. A partir de ahí, los agentes comprobaron la presunta existencia de una organización criminal que se dedicaba, entre otros ilícitos, a la ocupación ilegal de viviendas para a continuación proceder a extorsionar a los propietarios o incluso a los vecinos de los inmuebles contiguos a los que exigían altas cantidades de dinero a cambio de su marcha.

Los arrestados buscaban pisos que estuvieran en venta o en alquiler y accedían a los mismos utilizando la fuerza. Una vez en ellos varios los miembros de la organización se turnaban para que siempre hubiera alguien en el interior.

Ocupada la vivienda se ponían en contacto con el propietario para exigirle una suma de dinero en metálico con el fin de abandonar la casa. Para conseguir ese dinero no dudaban en amenazar a la víctima o a su familia o incluso llegaban a utilizar la violencia consiguiendo de esta manera que varios perjudicados les llegaran a pagar sumas que se situaban entre los 2.000 y los 6.000 euros.

El presunto cabecilla de la organización era el encargado de negociar con los propietarios la cantidad de dinero y el cumplimiento de lo exigido para marcharse de la vivienda, precio que era más alto si el dueño deseaba recuperar la propiedad en buen estado. Para este fin dejaba colgado en la puerta de entrada de la casa un papel con su nombre y su teléfono móvil de contacto.

Los supuestos miembros de la organización hacían la vida imposible a los vecinos de los inmuebles colindantes y se comportaban de manera incívica para presionar, crear malestar y hacer mas imperiosa la necesidad de su marcha.

Según la Policía, a pesar de la declaración de estado de alarma los presuntos autores no habían cesado, y alguno de ellos había sido sancionado por el incumplimiento de las medidas de confinamiento.

Como pudieron comprobar los investigadores ninguno de los detenidos desarrollaba actividad laboral alguna, pero disfrutaban de un alto nivel de vida.

Una vez completamente identificados, por parte de los agentes se desarrolló un dispositivo que consiguió la localización y la detención de los investigados y se practicó un registro domiciliario en el que se intervinieron dos vehículos.

Los detenidos que ya contaban con numerosos antecedentes por hechos similares en otras localidades de España, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Orihuela acusados de los presuntos delitos de extorsión, usurpación, estafa y organización criminal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento