Ana María Aldón, en 'Supervivientes': "He querido coger un cuchillo para matar a mi padre"

Ana María Aldón abrazando a Lara Álvarez en 'Supervivientes'.
Ana María Aldón abrazando a Lara Álvarez en 'Supervivientes'.
MEDIASET

En la última entrega de Supervivientes, en tierra de nadie, Hugo Sierra se salvó de la nominación y este jueves se jugará con Ana María Aldón ser el líder o la lideresa de esta semana. Además, Sobera reveló que será la última gala que los concursantes vivan en Honduras, algo que los protagonistas celebraron, aunque les duró poco la alegría.

Y es que, fue una de las emisiones más duras hasta la fecha, pues cuatro de los concursantes cruzaron el Puente de las emociones. Uno de los testimonios más estremecedores fue el de Ana María Aldón, que centró su recorrido en la violencia machista que vivió junto a sus hermanos durante su infancia.

La dura infancia de Ana María Aldón

La palabra con la que la pareja de José Ortega Cano empezó el puente fue perdón. "Tengo la necesidad de perdonar a mi padre. Él era un hombre muy duro, especialmente con mi madre, fue una bestia humana y los seis hijos lo veíamos". Muy afectada, confesó: "Desde que tengo uso de razón he querido coger un cuchillo para matar a mi padre".

Después, contó cómo vivían tanto ella como sus hermanos la dura situación: "Durante años, mi padre ha torturado a mi madre, y mis hermanos y yo nos agarrábamos y nos metíamos debajo de la cama. En el colegio, agachaba la cabeza cuando veía a mi madre aparecer con su cara morada por los golpes. Mi madre es un ángel caído del cielo", dijo la gaditana muy emocionada. 

A continuación, habló de cómo evolucionó ese aspecto de su vida. "Tiempo después, a mi padre le entró cáncer, y en dos años murió. Pensaba que había superado eso todo esto, pero no. Aquí me he dado cuenta de que necesito quitarme ya esa carga y terminar de perdonarle". 

La siguiente palabra que eligió la diseñadora fue culpa. "Quiero culparme aquí, porque por esos episodios de violencia de género me sentía muy culpable cuando, en la adolescencia, me escudaba detrás de una nilña maleducada y hacía sentir mal a mi familia y, sobre todo, a mi madre", explicó entre lágrimas.

"No fui capaz de pedirles perdón y por ello me distancié. Quiero pedir perdón, mi padre lleva 23 años muerto y está por mi parte perdonado" Desde España, Carlos Sobera intentó tranquilizar a Aldón: "Seguro que tu familia es capaz de entender el sufrimiento que has llevado dentro y lo bien que has vivido pese a ello. Has compartido esto con un respeto impresionante, me duele mucho verte así". 

También desde el plató, Toñi Moreno quiso echarle un capote a la concursante: "Yo ya conocía esta historia de Ana María, porque somos del mismo pueblo y allí se sabe. Si os fijais, ella es muy fuerte, siempre lo da todo y ha tenido una vida durísima que incluso daría para un libro, es impresionante". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento