Bruselas propone abrir el turismo entre zonas seguras de la UE y reducir el pasaje de los aviones

  • La Comisión Europea presenta sus recomendaciones para hacer una desescalada europea en tres fases.
  • Los hoteles deberán tener protocolos sanitarios y estar en zonas con capacidades sanitarias para atender locales y turistas.
  • Se inclina por que las aplicaciones para trazar contactos de contagiados sean "voluntarias".
  • Prioriza que los viajes cancelados por el Covid-19 se cambien por un vale de un año en lugar del reembolso.
  • Directo | Minuto a minuto sobre la emergencia por el coronavirus.
Turistas en Granada
Turistas en Granada
DIPUTACIÓN DE GRANADA - Archivo
Se va acercando la posibilidad de viajar por turismo dentro de la Unión Europea. Primero lo podremos hacer entre zonas seguras, aunque todavía no hay una fecha prevista para esa apertura de fronteras. La Comisión ha hecho hoy sus recomendaciones para que viajemos lo más seguros posible.

La Comisión Europea se ha mostrado este miércoles partidaria de empezar a reabrir la UE a los viajes y la actividad turística y para ello ha publicado una serie de recomendaciones a los Estados miembros sobre cómo o dónde deberían empezar a viajar los europeos. En términos generales, piden empezar a sustituir la prohibición total de viajar por medidas “más dirigidas”, como identificar qué zonas de Europa empiezan a ser seguras mediante un sistema de desescalada en tres fases y reducir la “densidad” en los medios de transporte.

“Las restricciones generales al libre movimiento deberían reemplazarse por medidas más específicas”, apunta la Comisión, que admite que si de momento la situación epidemiológica no aconseja aún levantarlas de todo, sí se deberían hacer por “fases”, mediante un esquema similar a los planes de descalada que han puesto en marcha distintos países, entre ellos España. En el caso del que propone este miércoles la Comisión Europea, son tres fases: 0, 1 y 2.

Desescalada europea en tres fases

La fase 0 sería la actual, en la que las fronteras interiores de la UE permanecen cerradas y los Estados miembros empiezan a aplicar mecanismos para ir saliendo de sus confinamientos generalizados.

En la Fase 1, se debería ir "hacia la restauración de la libertad de movimientos mediante un levantamiento parcial de restricciones y controles de las fronteras interiores". Es aquí donde la Comisión concede que si no puede ser de manera general en toda la UE de forma "inmediata", que se pueda “empezar levantando restricciones entre regiones, áreas o Estados miembros con una situación y una evolución epidemiológicas suficientemente parecida”.

Si la situación es "menos similar", se pondrán en marcha "medidas adicionales" y vigilancia.

La Comisión cree que como primer punto hay que tomar en cuenta la situación "doméstica", es decir, si dentro de cada país se están relajando las restricciones al movimiento.

La autorización por parte de los países de la UE de a qué zonas pueden viajar sus nacionales deberá hacerse de manera informada y coordinada y se basará en tres criterios y no podrá ser “discriminatoria”. Es decir, la Comisión avisa de que se debe permitir viajar a todos los territorios que las cumplan y a todos sus ciudadanos, no elegir a cuales sí o cuáles dentro de una misma categoría.

Además, un país no podrá decidir levantar fronteras interiores para permitir la llegada solo de nacionales de países limítrofes. La Comisión insiste en que el criterio será la situación epidemiológica, de manera que se podrá viajar entre territorios similares sea cual sea la distancia entre ellos.

Además, propone para esta Fase 1 ir suavizando las restricciones para los viajes de personas que tienen a sus familias en otros Estados miembros y también por motivos profesionales.  También, “priorizar” los movimientos transfronterizos en “áreas clave” de actividad económica. La Comisión se muestra muy preocupada por cómo va a afectar la pandemia al Mercado Único, justo que ahora se recuperaba de la crisis de 2008. Por eso, advierte de que "las restricciones deben ser efectivas y proporcionadas y no ir más allá de lo necesario para contener la pandemia y proteger la salud pública".

Para determinar a qué destinos se podrá empezar a viajar, la Comisión propone áreas donde “la situación está mejorando” y que dispongan medidas de contención, también en las fronteras y medidas cuando no se pueda respetar la distancia física. Por ejemplo, la Comisión apunta a que los países de la UE deberían poner en pie un mecanismo para asegurar que en cuanto un turista cruza su frontera recibe un mensaje de móvil con información sobre medidas y restricciones por el Covid-19  sobre a quién contactar si empieza a experimentar síntomas.

También, “priorizar” los movimientos transfronterizos en “áreas clave” de actividad económica. La Comisión se muestra muy preocupada por cómo va a afectar la pandemia al Mercado Único, justo que ahora se recuperaba de la crisis de 2008. Por eso, advierte de que "las restricciones deben ser efectivas y proporcionadas y no ir más allá de lo necesario para contener la pandemia y proteger la salud pública".

Según el plan de la Comisión, la Fase 2 de la desescalada europea llegará con el levantamiento general de las fronteras interiores. Ocurrirá cuando "la situación epidemiológica en la UE sea suficientemente positiva y convergente".

Volverán a caer las fronteras, pero se mantendrán medidas sanitarias como la higiene persona, la distancia física y campañas informativas.

Aviones menos llenos

En cuanto al transporte aéreo, por carretera, tren y marítimo, Bruselas recomienda a los países de la UE “limitar el contacto” entre pasajeros y también con los trabajadores de estos sectores. En concreto, propone “reducir la densidad” de los medios de transporte y el uso en ellos de mascarillas.

La Comisión recomienda también que los billetes se compren online para evitar contactos físicos y extremar las medidas de distancia física en los controles de acceso o en la facturación y recogida de equipaje 

"Menos pasajeros deberán ser admitidos a bordo", dice la Comisión "para facilitar la distancia física", sobre todo de pasajeros que no sean del mismo hogar, que "se sentarán separados". Si la distancia no se puede asegurar, habrá que usar mascarillas.

Los trabajadores en aviones, autobuses, trenes o barcos deberán tener una "protección adecuada". Por ejemplo, con barreras entre ellos los pasajeros, a los que se podrá pedir que entren por la puerta de atrás. "Las puertas podrían abrirse automáticamente o a distancia en cada parada para que no hay que presionar botones", apunta la Comisión, que también apuesta por desinfectar las áreas de transporte y dejar de vender comida y bebida a bordo. 

"La ventilación debería reforzarse, por ejemplo, con filtros apropiados y ventilación natural cuando sea posible" y los operadores deberán desarrollar estrrategias "en caso de que un pasajero enferme o presente síntomas de coronavirus durante el viaje".

Hoteles y alojamientos

Para poder ir retomando servicios turísticos como los hoteles y otros alojamientos, propone que dispongan de “protocolos sanitarios” y deberán estar en lugares donde haya “capacidad sanitaria suficiente” para atender tanto a locales como turistas y capacidad para vigilar, hacer tests y trazar posibles contactos. 

“Estas directrices permitirán a la gente alojarse de forma segura en hoteles, campings, bed&breakfast y otros alojamientos vacacionales, comer y beber en restaurantes, bares y cafés e ir a la playa”, dice la Comisión en sus recomendaciones.

App para trazar contagiados, voluntarias

Por lo que respecta a las aplicaciones tecnológicas para trazar contactos de personas contagiadas que también puedan estarlo, Bruselas se inclina en sus recomendaciones por que estos dispositivos sean "voluntarios" por parte de los Estados miembros, así como "transparentes, temporales y ciberseguros". Deberán ser anónimos y emplear tecnología Bluetooth.

Sus indicaciones, dice la Comisión, "guiará a los desarrolladores a trabajar con las autoridades sanitarias nacionales" y señala que deberán tener interoperabilidad. "Los ciudadanos de la UE deben poder recibir alertas de una posible infección de manera segura y protegida y esté donde estén en la UE e independientemente de la aplicación que utilicen".

Vales en lugar de reembolso

Otra de las recomendaciones que hace la Comisión Europea este miércoles tiene que ver con qué deberían poder hacer los operadores turísticos en caso de cancelación debido al Covid-19. Su posición consiste en "hacer más atractivos" los vales que permitirán hacer el viaje en un plazo de 12 meses en lugar del reembolso del importe.

"Según la ley de la UE, los viajeros tienen el derecho a elegir entre 'vouchers' o reembolso por billetes o paquetes turísticos cancelados. Aunque nos reafirmamos en este derecho, la recomendación de la Comisión anima a asegurar que los vales se convierten en más atractivos y alternativos al reembolso", dice Bruselas, que reconoce que esto puede causar "fuertes presiones financieras" en los operadores.

Muestra de ese "atractivo", apunta que los vales sean válidos por 12 meses y se puedan reembolsar después de ese periodo si no se han utilizado.

También con la vista puesta en el sector turístico, la Comisión incluye en sus recomendaciones dos medidas de apoyo. Una es "flexibilizar" las reglas por las que estas compañías puede acceder a ayudas de Estado. Pone como ejemplo "esquemas de garantía" para los vales reembolsables por viaje cancelados.

Además, pone a disposición una partida de 8.000 millones del Fondo Europeo de Inversiones para "pequeños negocios" del sector afectados por la pandemia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento