Pon una boda en el título

  • La palabra "boda" ha sido fuente de inspiración para muchas películas.
  • La más reciente, ''La boda de Rachel', que se estrena este viernes.
  • Entre las más recordadas, 'Cuatro bodas y un funeral' o 'La boda de Muriel'.
(De izquierda a derecha) 'Mi gran boda griega', 'El banquete de bodas' y 'La boda de Muriel'.
(De izquierda a derecha) 'Mi gran boda griega', 'El banquete de bodas' y 'La boda de Muriel'.
Archivo
La unión entre el cine y las bodas es tan prolífica como fiel. El ejemplo más reciente, La boda de Rachel , del oscarizado Jonathan Demme (El silencio de los corderos) y protagonizada por Anne Hathaway , que se estrena este viernes.

Motivo de alegrías y tristezas, de nuevos y esperanzadores futuros o nostalgias y balances del pasado, las bodas, sean en el drama o en la comedia, lo cierto es que también parecen actuar como gancho para gran parte de espectadores si se colocan en el título.

Recientes

Planes de bodaEste mismo año, Patrick Dempsey y Michelle Monaghan se emparejaban en un título de aparente contradicción, La boda de mi novia (2008), pero evidente mensaje romántico. Y estrenada entre nosotros hace pocos meses, en Margot y la boda (2007) Nicole Kidman nos introducía en una desequilibrada familia.

En Bodas por encargo (2005) era Heather Graham, totalmente contraria a esto de unirse para siempre, quien debía hacerse cargo de la revista especializada en el tema de su padre. Y pese a que Jennifer López era toda una experta en Planes de boda (2001) organizando tales eventos, Cupido nunca había llamado a sus puertas, hasta que se encontró con Matthew McConaughey.

Menos conocida, El día de la boda (2005) obligaba a Debra Messing a reencontrarse con un viejo amor en una ceremonia que la llevaría de Nueva York a Londres.

Superéxitos

Cuatro bodas y un funeralSin duda, un título de referencia es la comedia británica que encumbró a Hugh Grant en Cuatro bodas y un funeral (1993), muy bien secundado por Andie Macdowell y con el inefable Rowan Atkinson (Mr. Bean) oficiando como párroco en estos menesteres.

Otro de los títulos clave es La boda de mi mejor amigo (1997), que unió en la gran pantalla a Julia Roberts y Cameron Diaz rivalizando por el mismo amor. E incluso los más exigentes y cinéfilos se entregaron al patito feo que interpretaba Toni Collette en la australiana La boda de Muriel (1994).

Sobre todo en los EE.UU. causaron furor Mi gran boda griega (2002), escrita y protagonizada por una Nia Vardalos que no volvió a conocer las mieles del éxito en cine; y De boda en boda (2005), oficiada por la comicidad de Owen Wilson y Vince Vaughn.

Cine de autor

Bodas realesEl fallecido Robert Altman realizó uno de sus clásicos con un reparto coral que incluía a Mia Farrow o Vittorio Gassman en Un día de boda (1978), una excusa para hacer otra de sus radiografías sobre América.

Ang Lee, admirado director de Bokeback Mountain o Deseo, peligro, empezó su reconocimiento internacional con El banquete de bodas (1993), que además fue nominada al Oscar a la mejor producción de habla no inglesa.

Otros cineastas consagrados o con gran acogida entre la crítica especializada también han probado fortuna en el asunto. Por ejemplo, el veterano director francés Éric Rohmer realizó La buena boda (1981) o el italiano Pupi Avati La segunda noche de bodas (2005). También, por citar a los clásicos, tenemos a Fred Astaire bailando, y hasta subiéndose por las paredes, al son de Bodas reales (1951).

Exotismo y denuncia

La boda del MonzónDe Bollywood al resto del mundo, la directora hindú Mira Nair logró uno de sus filmes más aclamados (con nominación al Oscar incluida) con La boda del Monzón . Mientras que y Bodas y prejuicios nos trajo a una de las mujeres más bellas del planeta, Aishwarya Rai.

Una de las películas chinas más prestigiosas estrenada entre nosotros ha sido La boda de Tuya (2007), o desde Dinamarca Después de la boda (2006).

Muy poco conocidas son la alegórica Las bodas de Dios (1999), del portugués Joao César Monteiro, o la denuncia social de La boda prohibida , un documental de la brasileña Flavia Fontes que incide en las trabas legales al matrimonio entre las personajes discapacitadas.

Españolas

Días de bodaEn el cine español, la cita tampoco es una excepción. Días de boda (2002) de Juan Pinzás, fue además la segunda película española adscrita al movimiento Dogma.

Los conocidos y trágicos versos de Federico García Lorca Bodas de sangre fueron adaptados en clave musical por Carlos Saura en 1981.

Un filme con cierto toque de polémica durante los setenta, Las bodas de Blanca (1975), dirigido por Francisco Regueiro, y tratando temas como la impotencia. También La boda del señor cura (1979), dirigida por Rafael Gil, reunió a José Sancho con Concha Velasco. Ella precisamente había sido años atrás la protagonista de la comedia de equívocos La boda era a las doce (1963), de Julio Salvador.

Durante los sesenta también nos topamos nada menos que con Las cuatro bodas de Marisol (1967) o Mi noche de bodas (1961), coproducción entre México y España dirigida por Tulio Demicheli, en torno a la respetabilidad cuestionada de una institutriz a punto de adquirir mejor posición casándose con un farmacéutico.  O, mirando más hacia atrás, La boda de Quinita Flores (1943), de Gonzalo Delgrás.

Uso y abuso...

La novia cadáverEntre este uso y abuso, incluso la saga American Pie recurrió a añadirle un ¡Menuda boda! (simplemente "The Wedding" en el original) en su tercera entrega, en 2003.

¿Les ha parecido excesivo? Entonces mejor no prosigamos con otra palabra que también se las trae como "novia": El padre de la novia , La novia de FrankensteinNovia a la fuga , La novia vestida de negro , La novia cadáver ...

Imágenes: Planes de boda / Cuatro bodas y un funeral / Bodas reales / La boda del Monzón / Días de boda / La novia cadáver...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento