Ángel Garrido: "Vamos a analizar los movimientos de dos millones de móviles para diseñar la desescalada"

  • El consejero madrileño de Transportes explica cómo será la nueva normalidad en la movilidad. Destaca el uso de tecnología ‘big data’ por primera vez.
El consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de Madrid, Ángel Garrido, en la sede del Consorcio Regional de Transportes.
El consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de Madrid, Ángel Garrido, en la sede del Consorcio Regional de Transportes.
Jorge París 

¿Cuáles van a ser los aspectos esenciales de la desescalada en materia de movilidad? 

Tenemos que conseguir que el transporte público sea absolutamente seguro. Para ello, lo primero que hemos hecho es ver hasta dónde puede dar de sí el sistema con las medidas de distanciamiento social.

Con distancias de en torno a un 1,5 o 2 metros, podríamos transportar a tres de cada diez viajeros de los que transportábamos antes de la crisis. Estamos elaborando nuevas medidas y manteniendo otras que ya se han puesto en marcha, como entrada a buses solo por la puerta trasera, evitar efectivo, desinfecciones diarias…

¿Cómo se va a diseñar la desescalada? 

Estamos trabajando con algo muy novedoso: el uso de tecnología del big data para mejorar nuestro transporte público. Por primera vez vamos a contar con datos de posicionamiento de dos millones de teléfonos móviles en la Comunidad que nos permitirá monitorizar los movimientos.

Esta semana recibiremos estos primeros datos. Nos permitirá tomar decisiones en función de la evolución y luego pueden ser medidas que vengan para quedarse, como intentar aplanar la hora punta.

¿Qué ofrece esta nueva herramienta? 

Nos va dar una fotografía muy exacta de cómo es la movilidad. Hasta ahora teníamos el conteo de todos los viajeros que entran al transporte público por días y horas y cómo se movían, pero no teníamos una fuente de información que nos permitiera conocer todo lo demás: cómo se mueve el vehículo privado, los desplazamientos a pie… A través de la monitorización de todos estos teléfonos, de un gran operador que supone prácticamente el 25% del mercado, tenemos una base de datos gigantesca que nunca hemos tenido.

En esa estrategia consideran fundalemental la mascarilla obligatoria. 

Sí, queremos dar un paso más en la seguridad, muy especialmente en medios de transporte de gran intensidad como son metro y Cercanías. Con la desescalada progresiva irá llegando mucha más gente al sistema y en algunos casos las distancias sociales se van a romper. Si uno se acerca a alguien y se rompe esa distancia, no se contagian si los dos llevan mascarilla. Esa es la gran clave. Por eso estamos apostando en esa dirección.

Para dar mayor empaque a esta medida, además, han pedido al Gobierno central que haga una ley declarando obligatorio su uso. 

Sí. Fuimos los primeros en decirlo, pero no solamente lo hemos hecho nosotros: también Andalucía, País Vasco, Barcelona, Zaragoza… Todos hemos pedido que se decrete la obligatoriedad de las mascarillas en el desescalamiento porque estamos absolutamente convencidos de que esa medida es la más eficaz para evitar el contagio.

Ya hay medidas para mantener la distancia en andenes, ¿qué se hará en los trenes? 

Estamos recordando continuamente a los viajeros que deben mantener esas distancias de seguridad y recomendamos que se distribuyan de forma que las respeten. En un momento dado, es preferible esperar al siguiente tren que montarte en un vagón en el que estés rompiendo la distancia. Sobre todo si no llevas mascarilla.

¿Qué distancia van a recomendar? Han hecho estimaciones guardando entre viajeros, 1, 1,5 y 2 metros. 

La distancia tiene que ser la que determine la autoridad sanitaria. Les hemos dado tres datos para que puedan analizarlos todos.

En el entorno del metro y medio, que es lo que se está recomendando, podríamos transportar aproximadamente un millón y medio de viajeros, frente a los 5,5 que transportábamos antes de la crisis. Esto sacando el 100% del transporte público.

¿Cuánto durará esta situación? 

Tendremos que acostumbrarnos en los próximos meses a convivir con esto, con la presencia de mascarillas en los trayectos y en los lugares en los que hay concentración de público, como los comercios. Va a ser imprescindible.

La pérdida de millones de viajeros provocará una merma de ingresos. ¿Habrá financiación extra del Estado? 

Confiamos en que sí. Hasta el momento, hemos calculado que solo en transporte público necesitaríamos unos 250 millones de euros más de lo que teníamos presupuestados. Fundamentalmente, por la pérdida de viajeros y con ella, de pérdida de ingresos.

¿Qué suponen estas pérdidas? 

Además de influir a la administración, también lo hace en empresas que dan mucho trabajo, como las concesionarias de viajeros por carretera. Por lo tanto, siendo una crisis sanitaria hay que ir previendo medidas que puedan minimizar ese impacto económico. Tenemos que volver a poner en marcha el sistema productivo y el económico.

¿Se plantean tomar la temperatura a los viajeros del transporte público antes de subir?

Es una de las vías que estamos explorando, pero tiene que ver más con Sanidad. Establecer una medida así conllevaría que Sanidad dictara protocolos de actuación, por ejemplo, fijando condiciones, precauciones que se deben tomar… También qué hacer con ese viajero en el que se detectara un incremento de temperatura. Nosotros estaríamos a lo que nos dijera Sanidad.

Proponen planes de movilidad en empresas y flexibilidad de horarios. ¿Cómo se hará? 

Hay que hablar con las grandes empresas para que establezcan estos planes de movilidad porque siempre se ha hablado de ellos y ahora son más necesarios que nunca. De algo de lo que también venimos hablando desde hace tiempo es de tratar de aplanar las horas punta, a través de iniciativas que flexibilicen horarios y que impongan unas entradas y salidas escalonadas del trabajo.

Lo vamos a hacer en colaboración con la Consejería de Economía y con el Estado porque son medidas que nosotros proponemos como ideas pero que quien tiene que implantarlas son los organismos y las administraciones competentes.

Valoran poner lanzaderas a intercambiadores. ¿Cómo serían? 

Vamos a hacer un análisis de las líneas que tienen mayor demanda y de las que llamamos líneas estructurantes para tratar de convertir autobuses de esas líneas en lanzaderas que sean directas, para acortar tiempos, minimizar riesgos y que sean mucho más eficaces. Analizaremos diferentes municipios, pero fundamentalmente la capital a donde se dirigen muchas personas a trabajar a lo largo del día

¿Cómo está siendo la coordinación con el Ministerio de Transportes? 

Hasta el momento ha sido buena. Creo que son receptivos a lo que les decimos porque ellos también lo pueden padecer: Cercanías no depende de la Comunidad y tiene problemas muy parecidos a Metro. Creo que vamos en la misma dirección y que el Ministerio va a ser sensible a todas estas peticiones.

¿El coronavirus ha supuesto un parón en proyectos que estaban en marcha, como ampliación de líneas y el Metro 24 horas? 

Todos hemos tratado de volcarnos en atajar la crisis. Hemos seguido trabajando en la medida de lo posible y en algunos casos incluso ha habido que parar la actividad. Como criterio general que nosotros vamos a trabajar para que nada de lo previsto se pierda en la medida de lo posible. Porque creo que tenemos que contribuir también desde la administración a la recuperación de la actividad económica. Y al final, parte de la actividad económica depende también del grado de implicación de las administraciones. Nuestra idea general es mantener todo lo que teníamos en marcha, no sé si será al 100%, pero desde luego lo vamos a intentar.

"El compromiso de toda la sociedad para superar esta crisis es imprescindible"

¿Cómo de importante va a ser la movilidad individual en esta nueva etapa? 

La movilidad segura tiene mucho que ver con los desplazamientos que se realizan a pie, que según nuestra encuesta de movilidad son alrededor del 34% de los viajes que se realizan al cabo del día en la Comunidad.

¿Pueden aumentar estos desplazamientos? 

Estoy convencido de que sí. Hay que pedir a los ciudadanos que algunos viajes que se pueden hacer andando y antes no se hacían, se hagan ahora a pie o en bicicleta. Y también que se planteen reducir a solo una etapa los viajes en transporte público que antes se hacían en varias: coger solo un autobús o solo un metro y andar un poco más.

Todos tenemos que cambiar un poco nuestra perspectiva de lo que era viajar en transporte público y apostar por esta autoprotección.

¿Es previsible que aumente el uso del vehículo privado? 

Ha habido y habrá un incremento. Esto ha ayudado a que se descongestione el transporte público, pero no podemos lanzar mensajes de promoción del vehículo privado. Lo que hacemos desde la consejería es poner en marcha medidas para una utilización segura del transporte público.

Va a ser cosa de todos salir de esta... 

Con esta crisis no solo acaban las administraciones, sino todos y cada uno de los ciudadanos poniendo en práctica medidas de sentido común. Son claves la autoprotección y, en la medida de lo posible, tratar de viajar en horas valle y coger el transporte público solo en los casos absolutamente imprescindibles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento