Sánchez prorroga el estado de alarma hasta el 9 de mayo, pero permitirá salir a los niños de casa en una semana

Pedro Sánchez, en rueda de prensa este 18 de abril.
Pedro Sánchez, en rueda de prensa este 18 de abril.
MONCLOA

Pedro Sánchez ha convertido en costumbre comparecer los sábados para hacer balance de la crisis del coronavirus. Su rostro, serio y contrariado, se mantiene, pero el mensaje tiende a ser más optimista que en los primeros días. Se respalda, dice, en los datos. El presidente del Gobierno no quiso andarse con medias tintas y explicó que pedirá al Congreso prorrogar el estado de alarma otras dos semanas, hasta el próximo 9 de mayo. Pero fue alentador su mensaje: "Lo peor ya ha pasado".

Ese discurso, además, añadió que los niños y niñas podrán salir de casa en una semana, a partir del 27 de abril, siempre acompañados por un progenitor. Sánchez calificó de "pequeño alivio" esta medida, que venía siendo reclamada ya desde días atrás. El punto de referencia es la ley de salud pública (hasta los 12 años), apuntó, pero no supo decir de momento el rango de edades.

Fuentes de la dirección general de Infancia, que depende de la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030, confirmaron a 20minutos que está "trabajando en el equipo de Desescalada del Gobierno y en coordinación con el Ministerio de Sanidad sobre cómo debe ponerse en marcha la salida de los niños del hogar de forma controlada". Estos trabajos se llevan realizando "desde hace días". Además, Infancia está trabajando "en propuestas concretas para mejorar la situación de los niños y niñas durante esta emergencia".

El líder del Ejecutivo, entre palabras de ánimo, comenzó diciendo que "el virus se ha propagado por todos los confines del mundo y ha dejado tras de sí una estela de muerte pero también desolación y devastación económica y social". En ese sentido, queda camino por recorrer. "Los pasos que demos tienen que ser con precauciones", aclaró sobre la situación de los menores.

Elogió Sánchez, eso sí, la labor de todos. "Nuestro sistema de salud logró resistir gracias a la profesionalidad de nuestros sanitarios" y gracias también "a la responsabilidad de los ciudadanos". España, con todos esos avances, sigue sin estar en fase de desescalada. "Nos encaminamos hacia ello", dijo el presidente, pero todavía no se dará. Hay unas pautas marcadas por la OMS que el Ejecutivo tiene que cumplir: una trasmisión controlada y los afectados identificados. Por ello, Sánchez ha comentado que ya se hacen 40.000 test diarios para prevenir.

"Habrá distintos estados de alarma"

Además, las medidas de "precaución, higiene y distancia social" parece que han venido para quedarse. "No tengo ninguna duda de que vamos a conseguir los objetivos marcados", añadió. A partir del 27 de abril "habrá distintos estados de alarma" y el Gobierno se marca el mes de mayo como el punto para poder, si todo va bien, empezar la desescalada. Pero avisa: "Si advertimos el menor riesgo, nos detendremos y si es necesario reforzaremos las medidas de confinamiento".

¿Y será la desescalada homogénea? No tiene por qué. Una vez llegados a ese punto, sostuvo Pedro Sánchez, el alivio no ha de ser el mismo en todos los territorios, por lo que el contacto con las comunidades autónomas será permanente para desarrollar esa etapa con total seguridad. "La incidencia y el impacto es diferente", esgrimió en este sentido, y por eso "habrá distintas respuestas" en esa transición.

El proceso será "lento y largo" y Sánchez ha pedido en este sentido que se haga "pedagogía". Habrá decisiones, siguió, que no sean "eficaces" pero eso no será "algo malo", sino una forma de "aprender" cómo hacer frente al virus. Determinación y cautela. En esas dos palabras resumió Sánchez las acciones del Gobierno.

Trató de defender el presidente del Gobierno la ruta elegida durante la crisis. "España actuó antes que otros países", comentó, aunque luego en ciertta manera se desdijo: "No me quiero comparar, somos solidarios" que "hacemos autocrítica", terminó aseverando.

"Nadie se quedará en el camino, no hay futuro sin solidaridad"

"Por eso es tan importante la unidad". Y es que Sánchez volvió a lanzar el mensaje de los pactos de reconstrucción, que ahora parecen lejos. "Es necesario el consenso, el pacto", aseguró el presidente, que el lunes se ve por videoconferencia con con el líder del PP, Pablo Casado. "Nadie se quedará en el camino, no hay futuro sin solidaridad, no hay porvenir sin unión", apuntó un Sánchez que tiene claro que el país que salga de esta pandemia "no será el mismo" y por eso "tenemos que encontrarnos todos".

Las tiranteces y reproches de la oposición a la gestión del Gobierno no afectan a un Sánchez que casi hizo oídos sordos, al mismo tiempo que defendía la "unidad de acción" de la coalición. Buena prueba de ello, para el presidente, es la aprobación del ingreso mínimo vital, impulsado por Unidas Podemos y que entraré en vigor en mayo. "Es aún más necesario que antes", sentenció.

Idéntica petición hizo a nivel de la Unión Europea. "La misma tarea que pedimos dentro de España, la tenemos que exigir fuera", sostuvo el presidente, que el jueves participará en una nueva reunión del Consejo Europeo, en la que defenderá "una salida solidaria". No se baja de su mantra de las últimas semanas: "Europa somos todos y es ahora el momento de demostrarlo". Con todo, Pedro Sánchez va ganando en optimismo y terminó su comparecencia con ánimo a la población: "Nos vamos a recuperar, es lo que tengo más claro".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento