Los veterinarios, un servicio necesario en la crisis: "No concibo que una mascota esté enferma y tú no hayas abierto"

  • Las clínicas aumentan el asesoramiento telemático a los clientes y reservan las visitas a los casos urgentes.
  • Se extreman las medidas higiénicas y de distanciamiento en las consultas. 
Un perro en la consulta del veterinario.
Un perro en la consulta del veterinario.
GTRES / ARCHIVO

Entre los sanitarios que están peleando en primera línea para vencer al coronavirus en España se encuentran más de 10.000 profesionales veterinarios que siguen trabajando durante el estado de alarma en granjas, mataderos, industrias o laboratorios para garantizar el abastecimiento y la seguridad alimentaria en esta crisis. Y también siguen abiertas clínicas veterinarias con el fin de asegurar la salud y el bienestar de los animales de compañía que, al igual que sus dueños, padecen el confinamiento domiciliario en diferentes grados. 

El pasado 17 de marzo, el Gobierno modificaba el decreto de alarma y clarificaba que quedaban exentos de cierre los centros o clínicas veterinarias y comercios de alimentos para animales de compañía. 

Las clínicas abiertas en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana siguen una serie de medidas de precaución para continuar ofreciendo asistencia a los animales de compañía con todas las garantías sanitarias. 

Maria, veterinaria: "Al estar los servicios enfocados a la patología parece que haya más animales enfermos"

Es el caso de la clínica de Maria Pifarré, ubicada en Santa Coloma de Gramenet, que, a pesar de haber notado una bajada importante de clientes, sigue abierta ofreciendo servicio a propietarios y mascotas. 

"Al principio del confinamiento los dueños hacían mucho acopio de pienso. Ahora
ya se ha normalizado la venta" (Maria, veterinaria en Santa Coloma de Gramenet)

Preguntada por 20minutos.es por si ha pensado en cerrar, Maria responde: "No concibo que una mascota esté enferma y yo no haya abierto". Respecto a la caída de la facturación, puntualiza que al ser un servicio esencial, los veterinarios no tienen posibilidad de acceder a ayudas

Entre los cambios que ha experimentado su negocio está el de horario, que Maria ha adaptado a las mañanas, cuando sale más la gente. También se han modificado la tipología de las visitas. 

Con cita previa y casos urgentes

"Nosotros hacemos mucha medicina preventiva, pero al estar los servicios enfocados a la patología parece que haya más animales enfermos". Pero, lo que ocurre, dice, es "que las personas están muy concienciadas y se centran en lo urgente" del animal. Hacen visitas contadas a domicilio y solo a los de personas mayores que no pueden salir de casa con el animal. 

Previo a la consulta, piden que lleve a la mascota una única persona y que esta no entre a la visita y se quede en la puerta. No ha atendido, en estas cuatro semanas, ningún caso de mascota que presente síntomas de Covid-19 ni tampoco casos de propietarios contagiados con un animal que necesite atención médica. 

Desde el Col.legi Oficial de Veterinaris de Barcelona (COVB) recomiendan que las atenciones se limiten "a los casos más graves y urgencias" y "bajo cita previa". Se pide evitar acumulaciones de personas en el local y el uso de material de higiene como geles y mascarillas y la limpieza de la mascota previa a la visita. 

¿Ha detectado algún alimento o medicamento que los dueños de las mascotas hayan demandado más durante el encierro? En la clínica de Maria, sí. "Al principio del confinamiento hacían mucho acopio de pienso. Ahora ya se ha normalizado la venta", comenta.

"Las personas están muy concienciadas 
y se centran en lo urgente del animal" 

Sobre su reconocimiento sanitario

Los veterinarios también son profesionales sanitarios. ¿Están siendo tenidos en cuenta en esta crisis del coronavirus? Maria responde con claridad: "No sé si es el momento de esto. Ahora hay una gran foto de la situación y es la de los sanitarios que no piden nada y que lo están dando todo. Cuando esto pase sí que quizás recordemos el trabajo de los veterinarios inspectores de alimentos que dan el visto bueno a lo que podemos consumir". 

Mayor asesoramiento 'online'

Un estudio de la compañía CM Research ha analizado el impacto de la crisis del coronavirus entre los veterinarios y sus clínicas, entrevistando a 193 profesionales en España entre los días 13 y 17 de marzo, además de a veterinarios de los Estados Unidos o Italia, otros dos países muy afectados por la pandemia.

En España, las medidas restrictivas adoptadas durante el encierro han conducido a muchas cancelaciones de citas presenciales en las clínicas (un 62% según la encuesta) y a un mayor uso del asesoramiento telefónico y online. También a una mayor compra de alimentos (51%) y medicamentos (40%) para las mascotas. 

Un 72% de los profesionales españoles han visto mermados sus ingresos y un 75% la clientela. Un 59% se han visto obligados a restringir las visitas.

Mascotas con Covid-19, casos "excepcionales"

Ante la noticia que saltó el pasado martes y que aseguraba que un tigre del Zoo de Nueva York había contraído el coronavirus al ser contagiado del virus por un cuidador, los veterinarios insisten en que se trata de "casos excepcionales". 

El veterinario Santiago Vera, del Colegio de Veterinarios de Madrid, explica que "las mascotas no son vectores activos en la transmisión del coronavirus a los humanos  ni tan siquiera entre ellas" y remarca que "tanto la Organización Mundial de la Salud como la Oganización Internacional de Sanidad Animal se reafirman en que no ha cambiado nada de lo que se sabía hasta ahora en la transmisión del coronavirus de nuestras mascotas a las personas". 

Convivir con una mascota si se tiene coronavirus

Los expertos veterinarios aseguran que una persona con coronavirus puede seguir conviviendo en casa con su mascota siempre que siga una serie de recomendaciones, como mantener una distancia con el animal y usar mascarilla. En caso de que la mascota deba ir al veterinario debe ir acompañada de otra persona y avisar previamente de la situación al médico. Lo mismo que si el animal ha de salir a la calle. En ningún caso hay que ponerle una mascarilla a la mascota.

Una persona con coronavirus puede seguir conviviendo en casa con su mascota siempre que siga una serie de recomendaciones

Si el enfermo se ve incapacitado para seguir cuidando al animal, debe dejarlo a cargo de un tercero. Este último no ha de utilizar los utensilios (platos de comida, correas o collares) que haya tocado la persona infectada. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento