Los mecánicos que revisaron el MD-82 de Spanair que se estrelló en agosto en el aeropureto de Barajas declararon a la Guardia Civil que dejaron despegar el avión porque "el manual de equipamiento mínimos (MEL) del frabricante (Boeing) permite retrasar hasta 10 días" el arreglo de la avería, según informa el diario El País. A estos mecánicos el juez les imputa por 154 homicidios imprudentes.

Su labor se limitó a aislar el problema pero no repararon el avión

Ellos son los primeros imputados por el accidente del 20 de agosto. Los mecánicos Felipe García y Julio Navarro fueron los que revisaron la aeronave cuando ésta regresó de la pista tras detectar un problema en el RAT (un mecanismo que sirve para medir la temperatura exterior del avión). El jefe de mantenimiento de Spanair en el aeropuerto madrileño, también está imputado.

Según lo que estos imputado declararon a la Guardia Civil, su labor se limitó a "aislar" el problema: quitaron un fusible pero no repararon la nave. Ambos aseguraron que el MEL de Boeing permite que el avión vuele un máximo de 10 días sin reparar ese fallo.