Los Mossos confirman que el escopetero disparó como mínimo dos veces a Roger Español, que perdió un ojo en el 1-O

  • Un informe pericial y las imágenes sitúan al agente en la misma acera que el herido. 
El hombre que perdió un ojo por un impacto de pelota de goma, durante el 1-O de 2017, Roger Español, en Barcelona (España) a 21 de octubre de 2019.
El hombre que perdió un ojo por un impacto de pelota de goma, durante el 1-O de 2017, Roger Español, en Barcelona (España) a 21 de octubre de 2019.
David Zorrakino - Europa Press - Archivo

Un informe pericial de los Mossos d'Esquadra ha concluido que la pelota de goma que hirió gravemente en un ojo a Roger Español el 1-O en Barcelona era el segundo disparo de un escopetero de la Policía Nacional en aquella zona y dirección. 

Este informe se ha aportado a la causa abierta por el juzgado de instrucción  número 7 de Barcelona y este lunes lo han ratificado sus autores. El informe también identifica al agente que efectuó los dos disparos, que coincide con un informe pericial privado encargado por la defensa de Español y del centro Irídia para la defensa de los derechos humanos. En concreto, es el agente UC563.

Según ha avanzado el diario Ara de fuentes jurídicas, el informe policial hace un seguimiento de los movimientos del escopetero que hirió a Español cuando se encontraba a la altura de los números 228 y 230 de la calle Sardenya, el punto en el que resultó herido cerca de la escuela Ramon Llull. Lo hace a través de las diferentes imágenes recogidas por vecinos y medios de comunicación y que aportan ángulos de visión complementarios.

Las grabaciones y fotografías muestran dos secuencias consecutivas: en la primera se ve cómo el escopetero apunta hacia Español justo cuando él está a punto de chutar hacia la línea policial un objeto plano que estaba en el suelo. 

Los Mossos aseguran que el agente disparó ya en ese momento  hacia Español, aunque no especifican si se trataba solo de una salva sonora sin proyectil o de una pelota de goma. Después de ese momento, Español volvió hacia la acera. 

En la segunda secuencia se ve cómo el escopetero identificado hace el mismo movimiento y retrocede para acabar accediendo por detrás de unos contenedores a la misma acera en la que se encuentra Español. Tras diversos movimientos dispara por segunda vez. En este caso sí que se trata de una pelota de goma, que es la que impactó en Español. 

Un informe de Irídia habla de un tercer disparo

El informe elaborado por Irídia incluye un tercer disparo, anterior a estos dos, aunque no se ha podido determinar si se trató de una salva o de una pelota de goma. 

El informe también identifica al agente que efectuó los dos disparos, que coincide con un informe pericial privado encargado por la defensa de Español y del centro Irídia para la defensa de los derechos humanos 

El hecho de que haya más de un disparo contra Español refuerza la tesis de que no se trató de una respuesta aleatoria, tal y como el escopetero ahora identificado declaró en su día en el juzgado. El policía forma parte del grupo de 11 escopeteros que el juez decidió investigar por las lesiones a Español, porque eran los que se encontraban más cerca en el momento del impacto. 

En su declaración ante el juez, el agente aseguró que, por protocolo, los escopeteros no disparan contra una persona en concreto sino que únicamente hacen uso de los proyectiles contra un grupo violento. El policía defendió que se vio obligado a disparar contra la "masa" de personas mientras "se retiraban" para protegerse de las vallas y objetos que les lanzaban. 

Una versión diferente de la que se desprende del seguimiento recogido en el informe policial, que recoge cómo el agente, tras el primer disparo, hizo el mismo movimiento que Español y volvió a disparar a la acera de la calle Sardenya. Esto permitiría que en un juicio se pudiera acabar acusando de un delito de lesiones intencionadas y no por imprudencia. 

En su interrogatorio, el escopetero admitió haber tirado "un par de pelotas" de goma contra las personas que se encontraban en la calle Sardenya, pero se situó en la acera contraria al punto en el que Español resultó herido y donde le sitúa el informe de los Mossos. El agente insistió en que cumplió en todo momento con el protocolo y que lanzó los proyectiles a mucha distancia y con poca intensidad. "No se podía disparar con menos potencia", aseguró, y concluyó: "Fue de libro". El policía también afirmó que contó con el aval de sus mandos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento