María Teresa Campos, muy enfadada tras la mudanza de Bigote Arrocet de su casa

[MISSING]binding.image.description
Edmundo recogió sus pertenencias el pasado 25 de febrero.
Europa Press

La ruptura de María Teresa Campos y Bigote Arrocet se ha convertido en un culebrón (y de los buenos). Si bien es cierto que la presentadora relativizó mucho a la hora de dar la noticia de su ruptura –parafraseando a la presentadora: "Que se acabe Edmundo no significa que se acabe el mundo"–, las últimas semanas su no-relación se ha intensificado hasta estallar el pasado 25 de febrero, cuando, después de dos meses, el humorista ha decidido llevarse sus cosas del que fue su nidito de amor durante seis años.

Así, el pasado martes, el argentino se acercó hasta el chalé ubicado en la localidad madrileña de Molino de la Hoz para llevarse todas sus pertenencias. Un hecho, que según aseguraba Campos parecía que nunca iba a llegar, pero que, contra todo pronóstico (sobre todo después de las declaraciones de Arrocet sobre sus intenciones de reconciliación), ha acabado sucediendo. Eso sí, no sin provocar un monumental enfado de la presentadora.

Declaraciones contundentes

Visiblemente enfadada, María Teresa Campos se ha sorprendido al ver todos los medios que se arremolinaba a las puertas de su casa. Sin bajarse del coche y con gesto serio, ha decidido, no obstante, responder a algunas de las preguntas que los periodistas le han lanzado. "Afortunadamente es un capítulo cerrado y espero y deseo que no volváis a hablarme de este asunto, porque esto entra ya en el terreno del acoso", ha comenzado dedicando a los allí presentes.

"No quiero hablar más de esta persona. Ya se ha acabado. He vuelto a salir, que llevaba mucho tiempo sin querer salir. Estoy feliz. Y ya está", ha concluido, dando por zanjado este culebrón y desmontando la teoría de Alessandro Lequio, quien confiaba en una reconciliación que, tras las declaraciones de María Teresa Campos, parece que no va a llegar a hacerse realidad. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento