Armani celebra su desfile en la semana de la moda de Milán sin público por temor al coronavirus

  • El virus, que ya se ha cobrado a cuatro victimas en Italia, ha infectado a 151 personas y ha dejado a 10 pueblos aislados.
  • El diseñador había organizado dos desfiles consecutivos este domingo con 900 invitados.
El desfile de Armani se realizó a puerta cerrada para salvaguardar el bienestar de los 900 invitados.
El desfile de Armani se realizó a puerta cerrada para salvaguardar el bienestar de los 900 invitados.
MATTEO BAZZI/EFE
La conocida firma italiana tenía previstos dos desfiles con 900 invitados. El miedo al coronavirus, que mantiene en vilo al norte de Italia, ha hecho que sendos desfiles se celebrasen a puerta cerrada. Por primera vez los modelos han desfilado en un teatro vacío, sin público, sin medios de comunicación, sin compradores y sin estrellas invitadas. Por suerte, el desfile se ha podido seguir en directo a través de Internet.

Giorgio Armani sorprendió al mundo de la moda al celebrar su desfile de la semana de la moda de Milán a puerta cerrada. El diseñador había organizado dos desfiles consecutivos este domingo con 900 invitados, pero decidió que no hubiera asistentes ante la reciente alerta de coronavirus en Italia.

El virus, que ya se ha cobrado a cuatro victimas en Italia, ha infectado a 151 personas y ha dejado a 10 pueblos del norte del país aislados por temor a más contagios.

Es la primera vez que los modelos han desfilado en un teatro vacío, sin público, sin medios de comunicación, sin estrellas invitadas y sin compradores, siendo los clientes chinos de los que más consumen en el sector del lujo.

En cuanto al desfile, que se retransmitió por redes sociales, Armani presentó una colección en la que la seda y el terciopelo fueron los tejidos estrella, creando piezas y conjuntos sobrios y elegantes donde predominaba el color negro.

El diseñador apostó por looks de noche con mucho brillo, salpicados con toques de rosa, verde azulado y gris perla.

Armani también rindió homenaje a los héroes literarios con un toque femenino y delicado. Las charreteras y los galones predominaban en las chaquetas con un aire militar abotonadas hasta arriba, mientras que los pantalones estaban remetidos en las botas, dando una apariencia más marcial.

Siguiendo con esta estética, el diseñador también involucró al camuflaje, pero de una manera más abstracta y floral, dándole un toque más elegante a los looks uniformados.

El desfile de Giorgio Armani acabó con un diálogo entre el vestuario femenino y masculino, dando lugar a un armario más neutro bañado por un romanticismo moderado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento