Unos hongos que se alimentan de radiación están creciendo en las paredes de los reactores de Chernóbil

  • Un grupo de científicos ha documentado 200 especies de 98 géneros de hongos.
Vista aérea de la clausurada central nuclear de Chernóbil (Ucrania), escenario en 1986 de la mayor catástrofe nuclear de la historia.
Vista aérea de la clausurada central nuclear de Chernóbil (Ucrania), escenario en 1986 de la mayor catástrofe nuclear de la historia.
ARCHIVO / EFE

Tras el accidente nuclear de Chernóbil, en la Unión Soviética (actual Ucrania), casi toda forma de vida desapareció. Pero sí que hubo organismos que resistieron. En concreto, un grupo de hongos que se alimentaban de radación. Ahora se ha comprobado que estos hongos no dejan de aumentar, informa Gizmodo.

En concreto, los científicos han documentado la existencia de 200 especies de 98 géneros de hongos bajo las ruinas de la antigua central nuclear. El trabajo, publicado en la revista de la US National Library of Medicine, revela además que estos grupos de hongos se están fortaleciendo, y existe un grupo llamado 'hongos negros' o radiotróficos, que se alimentan de la radiación.

Estos hongos contienen melanina, el pigmento de la piel humana que nos protege de la radiación ultravioleta, que permite convertir la radiación gamma en energía química para el crecimiento.

Hongos presentes en Chernóbil como el Cladosporium sphaerospermum, el Cryptococcus neoformans o la dermatitis Wangiella son capaces de resistir la radiación ionizante 500 veces más alta que los niveles de fondo, y crecen más rápido en presencia de radiación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento