Las Cortes de Aragón posponen a enero la comparecencia por el parón de las obras del Hospital de Alcañiz

El Gobierno de Aragón comparecerá en enero, tras las vacaciones navideñas, ante las Cortes autonómicas para explicar la rescisión del contrato firmado con OHL y Dragados para la construcción del nuevo Hospital de Alcañiz (Teruel), después de que este miércoles la Mesa y Junta de Portavoces haya rechazado una petición del grupo 'popular' para celebrar una sesión plenaria extraordinaria este mes destinada a abordar, de forma monográfica, este asunto.
Vista Del Palacio De La Aljafería En Zaragoza.
Vista Del Palacio De La Aljafería En Zaragoza.
EUROPA PRESS - Archivo

El resto de grupos parlamentarios ha rechazo esta solicitud, de forma que la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, comparecerá en enero, en las Cortes, para dar cuenta de lo ocurrido, iniciativa que se suma a una petición del grupo de Ciudadanos para que comparezca el presidente del Ejecutivo autonómico, Javier Lambán, en una sesión plenaria ordinaria del mes que viene.

El portavoz del grupo socialista en las Cortes de Aragón, Vicente Guillén, ha subrayado que el PP se ha encontrado "en la más absoluta de las soledades" con su iniciativa "fuera de contexto" porque querían "desgastar al Gobierno con un asunto exclusivamente jurídico y administrativo".

Ha hecho notar que PP y Cs tratan de "dirimir sus cuitas sobre quién tiene la iniciativa" ya que los 'populares' han registrado su solicitud de pleno monográfico a las 17.45 horas de este martes, un cuarto de hora antes de que se cerrara el Registro de la cámara y horas antes de que se celebrara la reunión de la Mesa y Junta, una vez que el grupo de Cs ya había solicitado la comparecencia de Lambán en sesión ordinaria. Ahora, "como les han cogido con el carrito del helado, tienen la necesidad imperiosa de prestar esta iniciativa extravagante".

A juicio de Guillén, el "único responsable" de la decisión de rescindir el contrato "es la empresa adjudicataria: no hay otro". Ha expuesto que la contratista, la UTE Nuevo Hospital de Alcañiz formada por las empresas OHL y Dragados, rebajó un 28 por ciento del precio de licitación en su propuesta y "una vez que ha visto que ese dinero no le daba, exige al Gobierno más dinero o una merma en la calidad" y el Ejecutivo ha dicho que tienen que cumplir "los compromisos que adquirieron en su día, hacer la obra por el dinero al que se comprometieron y en 52 meses".

El portavoz socialista se ha preguntado qué hubiera hecho el PP y ha asegurado que la decisión del Ejecutivo de Lambán ha sido "obligar a la empresa a cumplir, escrupulosamente, con el contrato que habían firmado", pero "como no está dispuesta, la única opción ha sido la rescisión del contrato".

Vicente Guillén ha dejado claro que Alcañiz y el Bajo Aragón "tendrán un hospital público, que no será privado, como aquel que nos quiso hacer el PP y que le hubiera costado 450 millones con una baja calidad para los pacientes y trabajadores", insistiendo en que la obra "se va a hacer en el menor tiempo posible".

EXTREMA GRAVEDAD

La portavoz adjunta del PP en las Cortes de Aragón, Mar Vaquero, ha aseverado que este es un asunto "de extrema gravedad" y el Gobierno regional no tendría que haber esperado para explicar la rescisión del contrato de obras, añadiendo que "tendría que haber sido el presidente el que hubiera solicitado, a petición propia, comparecer para dar explicaciones no solo a Teruel, sino a todos los aragoneses". Para Vaquero este es "un claro caso de cobardía, de desapego al territorio y de sordera política" por parte de Lambán.

Ha opinado que "el hospital podría estar ya construido, si el Gobierno de Lambán no hubiera echado abajo el proyecto que encontró en 2015", lo que ha atribuido al "sectarismo", criticando que el jefe del Ejecutivo autonómico utilizara aquella actuación del Gobierno de Luisa Fernanda Rudi como "un proyectil electoral, hablando de privatización", pese a que "era un servicio público, como el resto de hospitales en Aragón, donde determinadas materias las prestan empresas externas".

La parlamentaria del PP ha opinado que este Gobierno "solo se arroga los éxitos que suelen venir protagonizados por terceros, por empresas, y aprovecha para ponerse sus medallas", pero en realidad tiene "incapacidad para gestionar el día a día".

Ha abundado al decir que Lambán compareció a petición propia para explicar el acuerdo con BonÀrea para instalar un centro de transformación cárnica en Épila (Zaragoza), pero no -ahora- para "dar la cara ante más de 75.000 aragoneses", los habitantes del Bajo Aragón, por lo que ha considerado que Lambán "ha engañado a todos los aragoneses".

RÉDITO POLÍTICO

El portavoz de Cs en las Cortes de Aragón, Daniel Pérez Calvo, ha recalcado que su partido no quiere obtener "un rédito político" de este asunto, destacando que este es "un tema muy grave que exige una explicación de rango superior", de ahí la solicitud de comparecencia del presidente de la Comunidad. "Ya se apañarán PSOE y PP en el momento en que tengan que tirarse los trastos a la cabeza con el 'y tú más'".

Pérez Calvo ha lamentado que "las 75.000 personas que viven en esas comarcas se hayan quedado colgadas de la brocha" con la rescisión del contrato de obras y ha echado en cara a Lambán que, en campaña electoral, se comprometió a que la construcción terminaría en tiempo y forma, pero "no va a ser así", lo que "va a tener que explicarnos".

Cs quiere que Lambán dé cuenta de las medidas que el Ejecutivo va a tomar para tener una nueva fecha y un nuevo plan, confiando en que "el Bajo Aragón tenga un hospital en condiciones lo antes posible", ha concluido el portavoz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento