Incendio forestal
Imagen de un incendio forestal. (ARCHIVO) ARCHIVO

Cada año con la llegada del verano suelen multiplicarse los grandes incendios forestales en España, aunque este año han llegado con cierto retraso y no se han dado hasta la llegada de una ola de calor en agosto, que dificulta la extinción del incendio de Zuera (Zaragoza), por el que han ardido más de 2.000 hectáreas, y el de Honrubia de la Cuesta (Segovia).

Desde el 1 de enero hasta el 27 de julio de 2008, siendo provisionales los datos relativos al mes de julio, 25.637,11 hectáreas de superficie forestal se vieron afectadas por las llamas, mientras que en el mismo periodo de 2007 esta cifra ascendía a 35.358, 25, según datos del Ministerio de Medio Ambiente.

Menos superficie afectada

Para explicar este descenso de superficie afectada por las llamas, a pesar de que el número de incendios este año en este periodo ha sido bastante superior al del año pasado (3.192 en 2008 y 1.632 en 2007), hay que tener en cuenta múltiples factores, explicó a 20minutos.es Rafael Serrada, catedrático de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Forestal de la UPM.

Durante los meses de junio y julio no hizo tanto calor como en años anteriores

La superficie recorrida por el fuego tiene que ver con factores climáticos, topográficos y de la propia vegetación, entre otros, aunque el más determinante, según el catedrático, es "el contenido de humedad de la vegetación".

"A lo largo del mes de julio hubo un alto grado de humedad de forma generalizada debido a que antes se habían dado abundantes precipitaciones", dijo Serrada, quien explicó que a mayor humedad en la vegetación, más lenta es la propagación en caso de fuego.

Además, durante los meses de junio y julio no hizo tanto calor como en años anteriores, lo que retrasó la evaporación del agua.

Los factores meteorológicos sumados a la eficacia de los medios de extinción han favorecido el retraso de la llegada de los grandes incendios (aquéllos que afectan a más de 500 hectáreas), muchos de ellos se dieron antes en años anteriores, como el de Guadalajara, que ocurrió en julio de 2005, o los que asolaron Gran Canaria y Tenerife el pasado año, también en el mes de julio.

Más incendios

Por otra parte, Castilla y León, Galicia y Extremadura son las regiones más vulnerables ante el fuego, según el Incendiómetro 2008 de WWF /Adena, que refleja también que la superficie afectada por el fuego se ha reducido en un 8% en España respecto a la década anterior, aunque el número de incendios ha crecido en más de 2.000 casos al año.

Según Elena Domínguez, del programa de Bosques de esta organización, la principal causa del problema se encuentra en "la deficiente ordenación del territorio y la ausencia de gestión forestal".