Muñoz, en el juzgado.
Muñoz, a su llegada al juzgado de Marbella (EFE). EFE
El ex alcalde de Marbella Julián Muñoz , que declaró hoy como imputado en relación a unas presuntas irregularidades urbanísticas, reiteró que como regidor accidental seguía las instrucciones del primer edil Jesús Gil, ya fallecido, y que no dudaba de los informes de los técnicos.

Muñoz se ha ratificado en sus anteriores afirmaciones por esta causa, en la que se investiga un convenio firmado por el Ayuntamiento con el promotor murciano Tomás Olivo.

El empresario Tomás Olivo afirmó que las parcelas se las dieron a cambio de una deuda

Además del ex alcalde han comparecido hoy ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Marbella el ex asesor de Urbanismo en el Consistorio marbellí Juan Antonio Roca y un técnico municipal.

En estas diligencias, una de las 27 en las que se desglosó una querella de la Fiscalía Anticorrupción por presuntas irregularidades en convenios sobre permutas y tasación de terrenos, el juez investiga la adjudicación por parte del Consistorio de parcelas y aprovechamientos urbanísticos a la empresa General de Galerías Comerciales, cuyo consejero delegado es Tomás Olivo.

Un agujero de 44,8 millones de euros

Dicha actuación supuso, según el Tribunal de Cuentas, un perjuicio de más de 44,8 millones de euros para las arcas municipales. Por esta causa, el promotor murciano ha declarado ya ante el juez en dos ocasiones. En una de ellas aseguró que el Ayuntamiento adjudicó las citadas parcelas a su empresa como pago de una deuda en relación a unas obras ejecutadas.

Según el informe de fiscalización del Ayuntamiento marbellí y sus sociedades participadas en los años 2000 y 2001 elaborado por el Tribunal de Cuentas, los bienes inmuebles salieron a subasta pública en marzo de 1996 por más de 11,5 millones de euros. La subasta quedó desierta y cuatro años después, las parcelas fueron adjudicadas de forma directa por el entonces alcalde en funciones, Julián Muñoz, a la empresa.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA