Rascacielos giratorios
Imagen creada digitalmente que muestra la Torre Dinámica diseñada por el arquitecto italiano David Fisher.(EFE) EFE
El arquitecto italiano David Fisher anunció el martes que Nueva York será el próximo lugar donde se materializará su proyecto de la 'Torre Dinámica', el primer rascacielos giratorio y de autosuficiencia energética, idea que ya ha puesto en marcha en Dubai y Moscú.

Se trata asimismo del primer rascacielos ecológico y autosuficiente desde el punto de vista energético
"Hemos hablado con varios promotores y la tercera torre se construirá en Nueva York, pero ahora mismo no puedo dar más detalles", explicó Fisher durante la presentación de su proyecto en la Gran Manzana, donde añadió que ha recibido peticiones para llevar la 'Torre Dinámica' a Canadá, Alemania, Italia, Corea del Sur y Suiza.

El arquitecto también anunció que se abre la lista para poder reservar una de las viviendas en el edificio de Dubai que, al igual que el de Moscú, comenzará a construirse este mismo año y, previsiblemente, estará terminado a finales de 2010.

420 metros de altura y tendrá 80 pisos

El rascacielos de Emiratos Árabes medirá 420 metros de altura y tendrá 80 pisos, de los que los primeros, veinte serán oficinas; los quince siguientes, un hotel de seis estrellas; los 35 siguientes, apartamentos de lujo (desde 124 metros cuadrados), y los últimos diez, viviendas de 1.200 metros cuadrados con ascensor privado, jardín, piscina y aparcamiento dentro del piso.

Según los cálculos previos, el precio de un metro cuadrado en un apartamento en las plantas superiores del futuro rascacielos podría ascender hasta los 30.000 dólares (unos 19.000 euros). Cada una de las plantas del primer edificio en movimiento gira a una velocidad escogida por el inquilino y rota de forma independiente con respecto a los demás pisos, por lo que el edificio cambia de forma constantemente.

Se trata asimismo del primer rascacielos ecológico y autosuficiente desde el punto de vista energético, ya que genera electricidad transformando la energía del sol y el viento gracias a las 79 turbinas eólicas dispuestas horizontalmente entre cada piso y a los paneles fotovoltaicos de los techos, con lo que se podría suministrar energía también a los edificios colindantes.