A pesar de que la situación se ha normalizado, las consecuencias de la huelga de transportistas continúa haciendo estragos en los mercados. El desabastecimiento registrado en los últimos días y la gran afluencia de consumidores ha producido un incremento generalizado en los precios de los productos, en especial en el pescado fresco y las hortalizas.

De momento, el Gobierno ya ha avanzado que el lunes desaparecerán por completo las consecuencias del paro. Las carreteras españolas no presentan problemas de circulación "relevantes", ya que en el fin de semana se han levantado las restricciones habituales para la circulación de camiones con el objetivo de normalizar el abastecimiento.

Excepto Madrid

Desde Mercasa destacan que alimentos como la berenjena, los calabacines, las lechugas o los pimientos han rozado un aumento del 100% mientras que el atún o la merluza han registrado una subida del 52% y 28%, respectivamente, según recoge el diario ABC.

Sin embargo, el producto que más ha notado la falta de distribución ha sido la cebolla, que ha aumentado su precio en un 157% en mercados como el de Valencia. En Sevilla, la sardina se ha encarecido un 70% mientras que las sandías, un 14,2%.

Un sábado normal 

En otros mercados mayoristas importantes como el de Bilbao, el tomate se ha revalorizado hasta un 33%. A pesar del incremento generalizado, Mercamadrid fue el único mercado de abastos que ha mantenido estables sus precios, aunque el precio de las frutas subió de "forma moderada". La actividad en Mercasevilla ha sido "tanta o más que un sábado normal".