Policía de Coslada
Policías en la comisaría, el pasado 7 de mayo al iniciarse la primera fase de la operación. (JORGE PARÍS)

La Brigada de Policía Judicial ha puesto en marcha la segunda fase de la 'Operación Bloque' con la detención en las últimas horas de un empresario de nacionalidad china en Coslada por su presunta vinculación a la trama de corrupción desmantelada en el municipio a raíz de las denuncias de varias prostitutas, informaron fuentes policiales.

Este empresario, según las investigaciones, pagaba a los policías corruptos para que boicotearan los bares de la competencia y, así, quedarse con el monopolio en la zona. Después de esta detención se prevé que caigan muchos más propietarios de locales de ocio.

La primera fase arrancó el 7 de mayo, con la detención de 26 agentes locales

La investigación contra los implicados en la red mafiosa liderada por el jefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez, continúa abierta y se prevén más detenciones para la próxima semana. Las fuentes consultadas aseguran que la trama corrupta salpicará en breve a otros municipios.

Hasta el momento, trece agentes locales de Coslada cumplen prisión preventiva en la prisión de Alcalá-Meco después de que el juez Eduardo Cruz Torres, que instruye el caso, confirmara el pasado miércoles las órdenes de ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza dictadas por los jueces de guardia de Coslada y los Juzgados de Plaza de Castilla. El ingreso en prisión se basó en la alarma social creada en Coslada por la banda criminal.

La primera fase del operativo policial arrancó el pasado 7 de mayo con la detención de un total de 26 policías locales, entre los que estaba el considerado cabecilla de la red corrupta. El día 11, el juez de Instrucción número 7 de Madrid envió a prisión a dos de los agentes por los delitos de asociación ilícita y abusos sexuales.