El Gobierno del Líbano da marcha atrás y Hizbulá admite una salida a la crisis

  • El número dos del movimiento chií afirma en rueda de prensa que es posible volver al statu quo anterior a los combates.
  • El Gobierno libanés ha revocado la orden de acabar con la red de comunicación propia que posee Hizbulá.
Milicianos de Hizbulá en un funeral (EFE).
Milicianos de Hizbulá en un funeral (EFE).
EFE
El número dos del movimiento chií Hizbulá, el jeque Naim Kasem, señaló hoy que la revocación anoche de las decisiones adoptadas por el Gobierno libanés contra su grupo permite
volver al "statu quo" que reinaba antes de los combates.

Asimismo, aseguró que Hizbulá, que lidera la oposición parlamentaria libanesa, desea una solución "sin vencedores ni vencidos" y reiteró sus demandas para encontrar

una salida a la crisis.

Kasem hizo esas declaraciones en una rueda de prensa tras una reunión con la delegación de la Liga Árabe, que media entre las facciones libanesas después de los choques sangrientos de los últimos días entre partidarios de la oposición y la mayoría parlamentaria, que han dejado 65 muertos y 200 heridos.

Demandas de Hizbulá

Los enfrentamientos se desencadenaron después de que el 6 de mayo pasado el Ejecutivo decidiera eliminar la red de telecomunicaciones de Hizbulá al considerarla ilegal y destituir al jefe de la seguridad del aeropuerto, cercano al grupo islamista chií.

Kasem también apuntó que para la reanudación del diálogo deberán incluirse las

demandas de la oposición, relativas a la formación de un Gobierno de unidad nacional y la reforma de la ley electoral.

"Hizbulá no quiere eliminar al otro, pero sí que el otro le reconozca", indicó Kasem, quien reiteró que su grupo aún apoya la candidatura del jefe del Ejército, Michel Sleiman, a la Presidencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento