La NASA diseña 'transformers' para explorar las lunas de Saturno

  • El 'Shapeshifter', aún en forma de prototipo, está compuesto de 'cobots' capaces de separarse y transformarse.
  • la luna de Saturno 'Titán' es el único cuerpo del sistema solar, aparte de la tierra, con lagos y mares conocidos.
Ilustración del concepto inicial del Shapeshifter.
Ilustración del concepto inicial del Shapeshifter.
NASA

La exploración espacial plantea innumerables desafíos y situaciones diferentes, que obligan a los científicos a hallar las soluciones más innovadoras e insólitas. Una de ellas está cobrando la forma de Shapeshifter, un concepto de robot capaz de cambiar de forma para rodar, volar, flotar o nadar, y que podría ser el protagonista de las primeras exploraciones en mundos distantes y extraños como las lunas de Saturno.

Shapeshifter está siendo desarrollado en el Laboratorio de propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, donde se está probando ya un prototipo elaborado con impresoras 3D.

El robot anfibio volador es parte del Programa de Investigación de Conceptos Avanzados Innovadores de la NASA (NIAC), que ofrece varias fases de financiación para proyectos visionarios, ayudando a hacer realidad ideas que podrían parecer ciencia ficción. El investigador principal del JPL Ali Agha, imagina a Shapeshifter como una misión a la luna Titán de Saturno, el único otro mundo en el sistema solar que tiene líquido en forma de lagos, ríos y mares de metano en su superficie.

"Tenemos información muy limitada sobre la composición de la superficie. Terreno rocoso, lagos de metano, criovolcanes. posiblemente tengamos todo esto, pero no lo sabemos con certeza", dijo Agha en un comunicado. "Así que pensamos en cómo crear un sistema que sea versátil y capaz de atravesar diferentes tipos de terreno, pero también lo suficientemente compacto como para lanzarlo en un cohete".

A Agha y sus co-investigadores de Shapeshifterm, que incluyen investigadores de las universidades de Stanford Cornell, se les ocurrió el concepto de un robot autoensamblable hecho de robots más pequeños, llamados "cobots". Los cobots, cada uno con una pequeña hélice, podrían moverse independientemente uno del otro para volar a lo largo de acantilados de interés científico. También podrían hacer espeleología, formando una cadena de margaritas para mantener el contacto con la superficie. O podrían transformarse en una una esfera para rodar sobre superficies planas y conservar energía.

Por ahora, Shapeshifter es simiautónomo, pero su diseño futuro dependerá de cobots que puedan ensamblarse automáticamente sin necesidad de ordenárselo desde la Tierra.

La visión definitiva de Agha incluye un módulo de aterrizaje como la sonda Huygens de la Agencia Espacial Europea, que llegó a Titán después de ser desplegada en paracaídas por la nave especial Cassini de la NASA. Esta "nave nodriza" como la llama Agha, serviría como fuente de energía para los cobots y transportaría los instrumentos científicos para realizar análisis de las muestras en profundidad. Pero en lugar de permanecer en su lugar, como suelen hacer los módulos de aterrizaje, este sería portatil. El vuelo es más fácil en Titán, donde la atmosfera es densa y la gravedad es baja.

Agha calcula que 10 cobots podrían levantar fácilmente un módulo de aterrizaje del tamaño de Huygens (aproximadamente 3 metros de ancho) y transportarlo suavemente a diferentes lugares.

A menudo se da el caso de que algunos de los lugares más difíciles para llegar son los más interesantes desde el punto de vista científico porque quizás son los más jóvenes o se encuentran en un área que no se caracterizó bien desde la órbita", dijo Jason Hofgartner, líder científico de Shapeshifter en el JPL.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento