28A
Urnas en las elecciones generales. EUROPA PRESS - Archivo

Después de cinco meses de bloqueo político y de negociaciones fallidas entre los líderes de los diferentes partidos para formar Gobierno, los españoles volverán a las urnas por cuarta vez en cuatro años el próximo 10 de noviembre. Esta cita supone, entre otras novedades, la llegada de la consabida propaganda electoral, que comenzará a asfixiar a los votantes y a inundar sus buzones conforme se acerque la fecha, con el gasto que todo ello lleva aparejado.

La nueva cita costará a las arcas del Estado casi 140 millones de euros, de acuerdo con el Ministerio del Interior, entre los que se incluyen el gasto en correos -el mayor de todos-, la administración electoral, la seguridad policial y la logística, entre otros. Esta cifra se suma a los 400 ya invertidos en los tres comicios generales celebrados desde 2015.

Tertulias y debates en televisión, mensajes en redes sociales, mítines a lo largo y ancho del país, coches con altavoces, carteles callejeros con las caras de los candidatos... La propaganda electoral es ubicua y abrumadora en campaña -y no solo- y resulta prácticamente imposible abstraerse de ella.

No obstante, se puede decir adiós a la recibida por correo al solicitar la exclusión del censo electoral que usan los partidos para enviar esta publicidad. Más de 112.000 personas lo han pedido ya en el INE, según fuentes del citado instituto consultadas por Europa Press.

Paso a paso

Para pedir la exclusión de esta base de datos y evitar recibir la propaganda en el buzón de casa, que puede hacerse hasta el 7 de octubre, es necesario acceder al Instituto Nacional de Estadística y completar una serie de pasos. Antes de empezar el trámite y como requisito imprescindible, es necesario disponer de certificado electrónico o estar registrado en el sistema Cl@ve Pin. A partir de entonces, el proceso es el siguiente:

1. Pinchar en este enlace y seleccionar el modo de identificación deseado, esto es, el certificado electrónico o con el sistema Cl@ve PIN:

2. Tras la identificación, aparecerán en la pantalla los datos personales y la situación actual en las copias del censo electoral que se facilita a los partidos políticos y que es "Incluido" por defecto. En la parte inferior, hay un botón en el que se lee "Enviar solicitud" y que es el que hay que pinchar para darse de baja de la recepción de la propaganda electoral:

3. ¡Hecho! En la siguiente pantalla, la situación actual en las copias del censo electoral que se facilita a los partidos políticos aparece ya cambiada y puede leerse "Excluido". Además, es posible obtener un justificante del cambio al pinchar en un botón en la parte inferior de la página:

En el justificante aparecen los datos personales del demandante del cambio, al que se informa de que su solicitud "ha sido estimada y tendrá efecto permanente mientras no se manifieste en sentido contrario".

Tal y como indica el justificante, es posible hacer la solicitud para no recibir propaganda electoral en el domicilio "hasta el día decimotercero posterior a la convocatoria de unas elecciones". En consecuencia, en este caso la fecha límite para pedirlo será hasta el 7 de octubre, ya que el reloj para los comicios empieza a contar el 25 de septiembre.

Un clamor entre la ciudadanía

Esta es la segunda vez que se puede hacer una solicitud de este tipo para unas comicios generales, después de las celebradas el 28 de abril, debido a una modificación de la Ley Electoral aprobada en 2018. El texto explica que "serán atendidas las solicitudes de los electores que se opongan a su inclusión en las copias del censo electoral que se faciliten a los representantes de las candidaturas para realizar envíos postales de propaganda electoral".

Una medida de este tipo era un clamor de la población después de cuatro elecciones generales en cuatro años, que se han unido a comicios autonómicos, municipales y europeos. De hecho, ya desde 2016, cada vez que se aproxima una cita con las urnas, los ciudadanos divulgan a través de WhatsApp un mensaje en contra de las papeletas y la propaganda.

De todo el presupuesto destinado a las elecciones generales del 10 de noviembre, el gasto más elevado es el que va dirigido al trabajo de Correos: 56,5 millones de euros. Con este dinero, se tramita el voto a distancia, los avisos a los miembros de las mesas electorales o la propaganda electoral.