La joven asesinada en Meco pudo recibir 90 puñaladas de varias armas

Miriam, la joven de 25 años que falleció a consecuencia de múltiples heridas de arma blanca, en Meco (Madrid).
Miriam, la joven de 25 años que falleció a consecuencia de múltiples heridas de arma blanca, en Meco (Madrid).
REDES SOCIALES
Hoy se ha celebrado la vista sobre el recurso interpuesto por la defensa al auto de prisión. La fiscalía asegura que hay pruebas contundentes pero la defensa considera que su cliente está en prisión con indicios muy endebles. Las pruebas de ADN no han terminado y se está analizando otro cuchillo requisado al detenido a pesar de que la hoja de otro machete fue hallada en la escena del crimen. Los abogados creen que se debe a que las 90 puñaladas que recibió la joven se pudieron hacer con distinta arma.

El cadáver de Miriam, la joven de 25 años que fue asesinada en Meco (Madrid) en enero, tenía más de 90 puñaladas y de diferentes armas, según los datos a los que han tenido acceso las partes, que este miércoles han participado en una vista sobre la permanencia en la cárcel del único detenido por el crimen.

La Sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid ha celebrado este miércoles la vista sobre el recurso de apelación presentado por la defensa del acusado contra su ingreso en prisión, al alegar que no se cumplen las condiciones para esta medida.

Las fuentes han precisado que el cadáver presentaba más puñaladas de las que se vio originalmente, hasta noventa, y que eran de diferentes armas. Durante la vista la Fiscalía se ha mostrado contundente sobe la culpabilidad de Sergio S.M, tras su arresto en agosto.

Los abogados del caso no descartan sin embargo que pueda haber más detenciones, según las fuentes.

El cuerpo de Miriam Vallejo fue encontrado en enero en un campo de la localidad madrileña de Meco cosido a puñaladas y el presunto autor fue arrestado y enviado a prisión el pasado mes de agosto. Se trata de Sergio S.M., de 29 años, novio de una amiga de Miriam, con la que ambos compartían piso.

La coartada que el detenido esgrimió en un principio era que cuando ocurrieron los hechos estaba jugando con una videoconsola y aunque se constató que efectivamente estaba en línea, unidades especiales de la Guardia Civil comprobaron después que, a pesar de ello, no la estaba manejando.

La detención de Sergio, en el marco de la Operación Frontera Madrid, tuvo lugar en su domicilio de Azuqueca (Guadalajara), donde los agentes se incautaron también de material informático, teléfonos móviles y ropa para analizar en el laboratorio por si hubiera restos biológicos de la víctima.

Se le requisó también un machete, aunque no fue el arma homicida, un cuchillo que se halló en el cuerpo de Míriam.

El fiscal se sopone a la puesta en libertad

El abogado de Sergio solicitará su puesta en libertad dado que no se cumplen, a su juicio, los requisitos que establece la ley para mantener esta situación procesal. Además, el letrado defiende que es inocente de los hechos que se le imputan. El fiscal se opone a tal medida.

La causa judicial, que será juzgada por un Jurado Popular, está bajo secreto de sumario. Por ahora, los letrados de la defensa y de la acusación solo han podido acceder a unos 80 folios del grueso del atestado policial.

Sergio S.M. fue detenido siete meses después del crimen tras unas pruebas de ADN. Desde que se le detuvo, defiende su inocencia. Miriam era su compañera de piso, junto a Celia, su exnovia.

En base a las pesquisas policiales, la defensa de Sergio cree que habría "una pluralidad de hasta doce personas" que podrían haber participado en el asesinato. Destaca que en las diligencias policiales consta que en el círculo de relaciones sentimentales de las víctimas habría "policías, militares y guardias civiles".

Nuevas diligencias

En el marco de las investigaciones, la Guardia Civil ha escuchado el testimonio de varios hombres que pudieron ser identificados al contactar con la víctima a través de sus redes sociales. Al parecer, según el atestado, alguien borró mensajes de su móvil tras el crimen y lo colocó junto al cuerpo.

Respecto a su cliente, la defensa insiste en que no hay móvil detrás de su supuesta autoría y se pregunta qué sentido tiene matar a tu compañera de piso a dos kilómetros de la casa común.

Por su parte, el abogado que defiende a la familia de la víctima sospecha de que Sergio pudo tener ayuda conforme a algunos testimonios y critica que salga a la luz la cuestión de sus relaciones sentimentales.

El abogado de la acusación quiere que una vez conozcan el sumario, solicitarán nuevas diligencias a la instructora para indagar sobre el móvil del crimen cuyo origen se desconoce.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento