Las fuerzas de seguridad han trabajado sin descanso en las zonas inundadas para ayudar a los afectados por la gota fría que desde esta semana afecta al sureste peninsular y ha dejado ya seis fallecidos.

Muchos de los damnificados se han subido a las azoteas de los edificios esperando la llegada de los helicópteros. Otros han sido rescatados en lanchas o han tenido que que ser evacuados de sus casas ante la imposibilidad de poder salir.

Este sábado, efectivos de la UME han puesto a salvo a un bebé y a una familia con dos niños en el municipio de Almoradí, Alicante.

La comarca de la Vega Baja del Segura es una de las zonas más afectadas por el paso de la DANA (depresión aislada en niveles altos), cuya situación se ha visto agravada este sábado de madrugada por nuevos desbordamientos que han obligado a las Fuerzas Armadas a rescatar a más de 450 personas aisladas en municipios y edificios diseminados.