Un paleontólogo junto a varios huesos del dinosaurio saurópodo hallado en el yacimiento de Algora
Un paleontólogo junto a varios huesos del dinosaurio saurópodo hallado en el yacimiento de Algora Grupo de Biología Evolutiva de la UNED

El yacimiento paleontológico de Algora, en Guadalajara, sigue dando alegrías a los expertos. La última ha sido la constatación de que linajes de cocodrilos primitivos compartieron hábitat con dinosaurios herbívoros durante el Cretácico superior hace alrededor de 95 millones de años.

Así lo ha reconocido el investigador principal del proyecto, Adán Pérez García, a la agencia Sinc: "El nuevo material permite reconocer que algunos linajes de cocodrilos primitivos aún sobrevivían a comienzos del Cretácico superior, junto con formas atribuibles a linajes más modernos, que acabaron reemplazándolos por completo varios millones de años después"

En la zona también se descubrió un esqueleto parcial de un "herbívoro de relativo pequeño tamaño, que podría corresponder a una nueva especie de saurópodo", señala la publicación.

"Sería el representante europeo más antiguo de los titanosaurios, que fueron uno de los grupos de dinosaurios más abundantes y diversos en los yacimientos de la parte final del Cretácico en este continente", asegura Pérez García.

Y todo esto conviviendo en "una zona costera tropical, con grandes bosques, según la gran biodiversidad de especies descubierta" en la zona, destaca el texto.

Desde 2016 los miembros del equipo de investigación de la Universidad Nacional a Distancia (UNED) liderados por este paleontólogo han llevado a cabo dos excavaciones en la zona de Algora donde han logrado descubrir más de 400 fósiles de cocodrilos, peces, tortugas y titanosaurios.