El gerente de Magrudis, la empresa que fabricaba la carne origen del brote de listeriosis, José Marín, ha asegurado que su fábrica de Sevilla tenía un protocolo de limpieza diario y ha declarado: "Si encuentran bacterias en un quirófano, ¿cómo no va a haber en mi fábrica?".

En declaraciones al diario ABC, Marín insiste en que en la fábrica se llevaban a cabo todas las medidas para prevenir episodios como este, un brote de listeriosis que ha afectado a más de 200 personas y ha provocado una muerte, la de una mujer de 90 años, mientras una segunda, la de un hombre con un cáncer terminal, se está investigando.

"No sé ni lo que me habré gastado en lejía", dice José Marín, quien señala que lo siente mucho por los afectados y se lamenta de que "aunque no supondrá la ruina, nos va a costar mucho salir de esto".

Tal como aseguró Magrudis este domingo en un comunicado, su gerente explica que "días antes de ser envasada la carne" tenían un informe de una empresa externa que certificaba que la carne mechada estaba libre de listeria.  

También duda de que un carro de horneado estuviera contaminado, tal como señala un informe preliminar del laboratorio municipal de Sevilla ya que "se pone a 240 grados", aunque reconoce que tras el horneado esos dispositivos se llevaban a una zona de enfriado.

Marín admite que ha tenido "algunos fracasos empresariales", pero asegura que es una persona "honrada y honesta" e insiste en que solo quieren que no haya más víctimas.

El brote de listeriosis se originó en la planta de Magrudis donde se elaboró la carne mechada de la marca La Mechá, aunque los análisis preliminares han constatado que también están contaminados el lomo al jerez, el lomo a la pimienta y la carne que esta empresa distribuyó a Comercial Martínez León y que se vendió como marca blanca.

Magrudis reconoce contaminación en una mechadora

José Antonio Marín, gerente de la empresa Magrudis, productora de la carne mechada 'La Mechá', que ha originado el brote de listeriosis, ha señalado que aunque desconoce dónde está el foco de la contaminación de sus productos, se ha detectado la presencia de listeria en una de sus mechadoras.

"Se siguen haciendo pruebas en busca del foco. El problema es que no se encuentra, puede estar en cualquier sitio. Yo tengo constancia de contaminación en una de las mechadoras, pero hasta que no demos de verdad con el foco, no podemos anticipar nada", ha comentado Marín en declaraciones a Antena 3.

El gerente de la empresa ha defendido que cuentan con tratamiento térmico tanto después de mechar la carne como tras pasar por los carros del horno. "Los registros de temperatura, la limpieza... todo eso está perfecto", ha asegurado, reiterando que cuentan con la certificación de calidad ISO 90001, que "se implantó el 23 de mayo de este mismo año".

En ese sentido, tal y como hicieran este domingo a través de un comunicado, ha asegurado que el último análisis sobre listeria que hicieron en sus instalaciones el pasado 26 de junio no detectó ninguna forma de contaminación.

Preguntado sobre el número de inspecciones sanitarias que se han realizado en la fábrica desde 2015, Juan Antonio Marín ha mostrado su desconocimiento. "No sabría decirte. Han pasado por allí", ha argumentado, poniendo en valor la "profesionalidad" de los técnicos del ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía.

"Este brote no es un plato de buen gusto para nadie, con tanta gente que ha ingresado, es lo que más nos afecta. Estamos trabajando desde el minuto uno con la Junta y el Ayuntamiento para aclarar dónde está el foco de la infección", ha concluido.

Por su parte, el abogado de la empresa ha detallado que se está haciendo "una investigación interna exhaustiva" para esclarecer lo ocurrido. "Nuestro argumento es este análisis previo al envasado del producto contaminado, que deja clara la ausencia de listeria en la superficie. La empresa cumple con todas las obligaciones sanitarias, tiene toda la maquinaria perfectamente homologada y cuenta con un certificado de calidad", ha zanjado.