El edificio adquirido por Amancio Ortega
El edificio adquirido por Amancio Ortega, en el 815 de Connecticut Avenue, Washington. GOOGLE MAPS

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, sigue reforzando sus inversiones inmobiliarias tras alcanzar un acuerdo para adquirir un edificio de oficinas en Washington, en una operación valorada aproximadamente en 230 millones de dólares (207,7 millones de euros), según han informado fuentes conocedoras de la transacción.

En concreto, el empresario gallego, a través de su firma de inversión Pontegadea Inmobiliaria, ultima un acuerdo con el fondo buitre Blackstone para hacerse con el edificio de oficinas que está situado cerca de la Casa Blanca, en el número 815 de Connecticut Avenue, y que cuenta con 12 plantas.

El edificio está arrendado al despacho de abogados Baker McKenzie, además de a Cornell University, Sumitomo Corp. of America y United airlines, entre otros, según ha publicado Expansión citando una publicación especializada, Real Estate Alert.

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, cerró 2018 con una cartera inmobiliaria valorada en 9.767 millones de euros, lo que supone un incremento del 11,5% respecto al ejercicio anterior, agrupada en su sociedad Pontegadea Inversiones, que cuenta con un patrimonio neto de 23.493 millones de euros, superior a los 21.006 millones de euros de un año antes.

Ortega, que invierte parte de los dividendos que recibe de la compañía textil en el sector inmobiliario, posee la mayor inmobiliaria española, centrada en la compraventa y alquiler de grandes edificios y que engloba una cartera de activos inmobiliarios integrada fundamentalmente por edificios de oficinas, no residenciales, situados en el centro de grandes ciudades de España, Reino Unido, Francia, Estados Unidos y Asia.

Al cierre del ejercicio en 2018, Pontegadea Inversiones contabilizaba activos de diversa índole por valor de 31.762 millones de euros, lo que supone un incremento del 9,4% respecto a los 29.028 millones de euros anotados en 2017.

La sociedad patrimonial de Ortega registró un beneficio atribuído de 1,817 millones de euros en 2018, un 23% más que el ejercicio anterior, que cerró con unas ganancias de 1.475 millones de euros.