Santiago Abascal, de Vox tras voltar el 26M
Santiago Abascal, de Vox tras voltar el 26M. EFE

El líder de la formación de ultraderecha Vox, Santiago Abascal, ha manifestado en redes sociales que Open Arms "no es una ONG, es una base operativa de la extrema izquierda, en connivencia con las grandes multinacionales y bancos".

Abascal tuiteaba su opinión sobre la ONG que rescató el pasado 1 de agosto a 156 migrantes en el Mediterráneo, y que protagoniza un conflicto sobre su desembarco con Italia, ante la negativa de Matteo Salivini de autorizar su acogida, y con España, por los vaivenes respecto a su asistencia.

El líder de Vox continuaba diciendo que "Cuando atacan a Italia atacan, en realidad, la soberanía, la identidad y la convivencia en Europa. Los inmigrantes son su mercancía política. Nada más".

El tuit ha recibido ya más de un millar de comentarios, cinco mil retuits y el doble de "me gusta".

No es la primera vez que Vox se posiciona sobre Open Arms. La semana pasada la formación ultraderechista respondía al ofrecimiento de José María González, Kichi, de Cádiz para los migrantes del barco. "Preocúpate primero por los tuyos y deja de repartir solidaridad a los llegados de fuera con el dinero de los demás. Cádiz, con un 25% de paro, donde los españoles duermen cada día en calles y albergues, y colapsada por narcos y manteros, no puede absorber más inmigración".

Y aún antes, la formación arremetía contra "el postureo solidario" con la inmigración de famosos como Jordi Évole o Richard Gere.

"Richard Gere y Human Trafficking Arms. La teatralidad filantrópica roza nuevamente lo esperpéntico. Un multimillonario rodeado de presuntos refugiados. Títeres del interés globalista que avalan una política migratoria en la que las ONG son meros útiles de las mafias", rezaba su tuit.

Otro más decía: "¡Que no ten engañen! Lo de Open Arms es un lucrativo negocio. Los Estados deben reclamar el monopolio de la protección de la vida en el mar para evitar el tráfico ilegal. Si quieren un puerto seguro a sumar a la mansión de Soros y el yate de Greta, que vayan al chalet de Évole".