Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. JIM LO SCALZO / EFE

El presidente Trump ha decidido posponer la entrada en vigor de los aranceles a China por valor de 300.000 millones de dólares que había anunciado a comienzos de agosto hasta el 15 de diciembre, según informó en una nota la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos.

Estas tarifas ascienden a un 10% del valor de bienes importados tales como "móviles, portátiles, ordenadores, videojuegos, ciertos juguetes, pantallas de ordenador y ciertos productos de vestido y calzado", si bien para algunos bienes los aranceles sí entrarán en efecto el 1 de septiembre.

El anuncio ha sido recibido en los mercados estadounidense con alegría, acumulando subidas superiores al 1% tras conocerse la noticia.

Esta maniobra recuerda a la que el mandatario había empleado en el conflicto con Huawei. Entonces, en mayo, el presidente impuso una prohibición de comerciar con Huawei a las empresas del país y al poco tiempo pospuso su entrada en vigor durante tres meses.

En su ronda matinal de tuits, Donald Trump ha comentado la jugada. "Como siempre, China dijo que iba a comprar 'en grande' a nuestros agricultores americanos. Hasta ahora no han hecho lo que dijeron. ¡Quizás esto será diferente!, publicó en la red social.

En un tuit anterior, el presidente había criticado a China por la devaluación del yuan, emprendida por la nación asiática. "A través de una devaluación masiva de su moneda e inyectando vastas sumas de dinero en su sistema, las decenas de miles de millones de dólares que EEUU está recibiendo son un regalo de China. Los precios no han subido, no hay inflación. Los agricultores van a obtener más de lo que China estará gastando", afirmó.

Según recoge la agencia Efe, algunos expertos aseguraron que la decisión anunciada hoy refleja la creciente preocupación en el Ejecutivo de Trump sobre el impacto de la guerra comercial con Pekín en la economía de Estados Unidos.

Trump agregó el pasado viernes más incertidumbre a las negociaciones con China sobre un hipotético acuerdo comercial entre ambas potencias económicas y amagó con cancelar la ronda de conversaciones con Pekín prevista para septiembre.

En los últimos días, Trump se ha mostrado muy crítico también con el Gobierno chino por devaluar su moneda frente al dólar a un nivel clave no visto desde 2008.