Cinco niños han fallecido en el incendio de madrugada en una guardería en la localidad de Erie, en el estado de Pensilvania de EE UU, a causa de un fuego que ha destruido la vivienda que alojaba a hijos de trabajadores en horario nocturno.

Varias de las cinco víctimas eran hermanos, y al menos una era la hija de la propietaria. Todos tenían entre ocho meses y 7 años. Fueron otros dos adolescentes los que lograron escapar por el tejado y avisar a los vecinos de un fuego que comenzó en el salón del edificio, según publican los medios locales.

Los bomberos acudieron a sofocar el incendio, pero no pudieron salvar a los niños, pero sí a la dueña de la guardería, que fue trasladada al hospital.

Los medios de comunicación pudieron entrevistar a la abuela de varios de los fallecidos en el lugar, que explicó que los pequeños hacían uso de este centro porque sus padres trabajaban de noche. El centro se publicitaba como guardería 24 horas.