La malaria, la enfermedad que sufren los que no pueden permitirse una mosquitera

  • Cada año mueren en el mundo cerca de dos millones de personas -la mayoría niños menores de 5 años-, víctimas de la malaria.
  • Este viernes se celebra por primera vez el Día Mundial de la Lucha contra esta enfermedad muy extendida en África.
  • Se reduciría a la mitad con una óptima distribución de mosquiteras, lo más eficaz contra la picadura del mosquito que la transmite.
  • ESPECIAL: El principio del fin de la malaria.
Un niña juega protegida por una tela antimosquitos en su casa del barrio de Kibera, en Nairobi (Kenia). (Stephen Morrison / EFE).
Un niña juega protegida por una tela antimosquitos en su casa del barrio de Kibera, en Nairobi (Kenia). (Stephen Morrison / EFE).
Stephen Morrison / EFE

Cada año mueren en el mundo cerca de dos millones de personas -la mayoría niños menores de 5 años-, víctimas de la malaria, una enfermedad erradicable que sufren los más pobres, los que no pueden permitirse una mosquitera, la herramienta más eficaz para prevenir la picadura del mosquito que la transmite.

Tenemos los tratamientos y los fondos, pero en muchas ocasiones no se aplican

Con motivo del Día Mundial de la Lucha contra la Malaria, que por primera vez se celebra este viernes, algunas ONG como Unicef, Médicos sin Fronteras o World Vision han hecho un llamamiento para concienciar sobre esta enfermedad, cuya incidencia se reduciría a la mitad con una mejor distribución de mosquiteras.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 90% de las personas que cada año mueren a causa de la malaria viven en África, un continente en el que 124 millones de personas podrían contraer esta enfermedad. No obstante, la directora ejecutiva de Unicef, Ann Veneman, recuerda que la malaria es "una enfermedad sin fronteras", endémica de 107 países, y que mata a dos niños cada minuto.

La solución

En los últimos años, la creciente sensibilización global contra la malaria ha facilitado la financiación de proyectos de salud internacionales liderados por el Fondo Global para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, la Iniciativa contra la Malaria estadounidense y el Banco Mundial, entre otros.

Este aumento de la financiación ha servido para que la mayor parte de los países africanos traten esta enfermedad con artemisina, el medicamento más efectivo y cuya producción ha pasado de cuatro millones de dosis en 2004 a las 100 millones de dosis de 2006. "Tenemos los tratamientos y los fondos, pero en muchas ocasiones no se aplican por falta de recursos humanos, problemas de infraestructuras o dificultades de acceso a las zonas", explica la presidenta de Médicos sin Fronteras, Paula Farias, quien ha recordado la responsabilidad de los países donantes de hacer un seguimiento de la ejecución de los fondos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento