La portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha dado a luz por parto natural este viernes a una niña, su tercera hija, en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

"Hoy ha nacido Aitana. Ha llegado antes de tiempo como es costumbre en la familia, pero por suerte y gracias a la vigilancia sanitaria, ha sido mucho menos impugna que sus hermanos. Está perfectamente y pronto vendrá a casa", ha escrito el líder de la formación y padre de la niña, Pablo Iglesias. Su nombre, ha explicado, "quiere ser un homenaje al exilio español y a América Latina".

Recuerda que "saliendo de Alicante hacia el exilio que les acabaría llevando a América Latina, María Teresa León y Rafael Alberti se despidieron de su patria mirando por última vez la Sierra de Aitana llena de flores rojas. Aquella visión inspiró primero el nombre de la hija de dos poetas y después los de muchas más hijas, como la nuestra".

El dirigente de Podemos ha agradecido a los profesionales del Gregorio Marañón el trato recibido en esta segunda ocasión, ya que sus dos hijos mellizos, también nacieron en el mismo centro. Con trece meses ahora, Leo y Manuel nacieron el 3 de julio del año pasado de forma prematura, tras seis meses de gestación, por lo que permanecieron ingresados durante algo más de tres meses en el hospital madrileño.

La portavoz parlamentaria de Unidas Podemos anunció el pasado 13 de marzo que estaba embaraza de nuevo. "Leo y Manuel van a tener una hermana. Estamos bien, felices y preparadas para cuidarnos mucho y a la vez dar lo mejor de nosotras en estos meses decisivos", apuntaba en un mensaje en Instagram.

Montero, que llevaba unas semanas de baja -no asistió al debate de investidura de Pedro Sánchez y tuvo que votar a distancia-, ha dado a luz de forma natural y, aunque nuevamente de forma prematura, "por suerte y gracias a la vigilancia sanitaria, ha sido mucho menos impuntual que sus hermanos", ha señalado Pablo Iglesias.

Aunque no ha trascendido cómo la pareja disfrutará de su baja por el nacimiento de su hija, Pablo Iglesias podrá beneficiarse de las ocho semanas de permiso aprobadas por decreto este mismo año por el Gobierno de Pedro Sánchez. Aunque, de coincidir ambos progenitores de permiso, estarían ausentes en unas semanas clave para la posible investidura de Pedro Sánchez ya que, de no prosperar las negociaciones e intentar un nuevo nombramiento en septiembre, en el que Podemos se juega su entrada en el gobierno, podrían estar más cerca unas nuevas elecciones.