Los permisos de paternidad serán de ocho semanas desde este lunes, cuando entra en vigor el decreto ley en materia de igualdad laboral que los incrementa respecto a las cinco semanas actuales.

Los padres de los niños que nazcan o sean adoptados a partir de este lunes tendrán casi dos meses de descanso, de los cuales deberán disfrutar las dos primeras semanas al mismo tiempo que la madre e inmediatamente después del parto o adopción. Las seis semanas de descanso restantes las podrán repartir durante los primeros doce meses.

Este incremento del permiso de paternidad para este año tiene por objetivo la equiparación progresiva con el de maternidad en 2021, de forma que en 2020 aumentará su duración a 12 semanas y alcanzará las 16 semanas el año siguiente.

En 2021, los dos permisos serán iguales e intransferibles para ambos progenitores y pasarán a llamarse permisos por nacimiento, que incluye parto o adopción y el cuidado del menor de 12 meses.

Convalidación en la Diputación Permanente

Aunque el real decreto entre en vigor este lunes, su continuidad depende de que sea convalidado o no por la Diputación Permanente del Congreso —órgano que funciona al estar disuelta la Cámara—.

Fuentes del Ministerio de Igualdad consultadas por Europa Press precisan que la entrada en vigor será efectiva, al menos, hasta que se tome la decisión, al tiempo que señalan que no se contempla el escenario de que el Parlamento lo tumbe.

Precisamente está prevista una reunión de la Diputación Permanente el miércoles día 3 de abril, es decir, dos días después de la entrada en vigor de los permisos. Previsiblemente este día se decidirá si se convalida o se deroga el decreto ley.