Petrolero británico
Una lancha de la Guardia Revolucionaria iraní pasa cerca del petrolero británco 'Stena Impero' retenido en el puerto de Bandar Abbas (Irán). EFE

El Gobierno del Reino Unido ha propuesto este lunes formar "una misión marítima europea" para proteger a los cargueros que transiten por el estrecho de Ormuz, después de que un petrolero británico fuera apresado el viernes por el Gobierno iraní.

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes, el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, ha dicho que ya ha mantenido conversaciones con sus homólogos en varios países de la Unión Europea (UE), entre ellos España, para constituir una unidad centrada en asegurar "una navegación libre y segura".

"Si Irán continúa por esta senda peligrosa, deberá aceptar el precio de una mayor presencia occidental en las aguas de su litoral, no porque queramos aumentar las tensiones, sino porque la libertad de navegación es un principio que el Reino Unido y sus aliados siempre defenderán", ha afirmado.

A fin de reducir el riesgo y rebajar la tensión en el Golfo Pérsico, el Gobierno en Londres ha pedido a los barcos con bandera británica que eviten navegar por el estrecho de Ormuz "provisionalmente".

En su declaración ante los diputados, el ministro ha explicado que, aunque busca una coalición internacional, el Reino Unido no se sumará a la estrategia más ofensiva de Estados Unidos, puesto que este país, junto con la UE, sigue apoyando el acuerdo firmado en 2015 con Teherán para reducir su actividad nuclear, a diferencia de Washington.

El petrolero Stena Impero, bajo bandera británica, fue apresado el 19 de julio en el estrecho de Ormuz por las autoridades iraníes, que le acusan de violar la normativa de navegación, lo que niega la empresa sueca propietaria del barco, Stena Bulk.

Irán asegura que no es una "medida de represalia"

El Gobierno de Irán insiste en que la detención del buque cisterna, con 23 tripulantes de varios países a bordo -entre ellos ninguno británico-, "no es una medida de represalia" por la retención del barco iraní Grace 1 el 4 de julio por la Marina británica en Gibraltar.

Auspiciada por el Gobierno gibraltareño y -según fuentes diplomáticas- a petición de EEUU, la Marina procedió a la captura del buque iraní por transportar petróleo a Siria, supuestamente en violación de las sanciones de la UE.

Reino Unido exige la liberación inmediata del barco

La comparecencia de Hunt se ha producido después de que este lunes por la mañana la primera ministra, Theresa May, haya presidido una reunión de la comisión COBRA de ministros y representantes de las fuerzas de seguridad para sopesar la respuesta a los actos de Teherán.

Tras el encuentro, un portavoz oficial ha asegurado que el Ejecutivo británico "no quiere una confrontación" con el Estado persa, pero exige la "liberación inmediata" del Stena Impero y su tripulación, aprehendidos, según Londres, bajo "pretextos falsos e ilegales" de que contravenía medidas de seguridad.