El petrolero británico Stena Impero
El petrolero británico Stena Impero. EFE / EPA / TASNIM NEWS AGENCY

La primera ministra británica, Theresa May, preside este lunes una reunión de emergencia del Gobierno para tratar la retención por parte de Irán de un petrolero con bandera del Reino Unido en el estrecho de Ormuz, informaron fuentes oficiales.

El petrolero "Stena Impero", con 23 tripulantes, fue apresado el viernes en Ormuz por guardias revolucionarios iraníes, semanas después de que una embarcación iraní - el "Grace 1"-, que al parecer llevaba crudo a Siria en violación de las sanciones de la Unión Europea (UE) contra ese país, fuera retenido en Gibraltar.

La llamada reunión del comité Cobra tendrá lugar en la residencia oficial de Downing Street, en la que participarán algunos ministros, y por la tarde el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, informará al Parlamento sobre las medidas que tomará el Gobierno ante la crisis. Las autoridades iraníes acusan al "Stena Impero" de no respetar las normas de navegación, algo que su naviera -Stena Bulk- rechaza.

El Reino Unido ha pedido a los barcos con bandera británica que eviten navegar por el estrecho de Ormuz durante un "periodo provisional" para bajar las tensiones en la zona. El Gobierno considera que la captura del petrolero plantea "graves interrogantes" sobre la seguridad de la navegación internacional en Ormuz y que el barco fue retenido en aguas de Omán en "clara violación del derecho internacional".

El operador del "Stena Impero" ha informado de que el petrolero cumplía "plenamente" con todas las regulaciones sobre la navegación internacional cuando fue interceptado en el estrecho de Ormuz.

Tensión entre Londres y Teherán

La tensión diplomática entre Reino Unido e Irán fue evidente con las declaraciones del ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, tras la captura del petrolero británico por parte de Irán. Hunt calificó la acción de "ilegal y desestabilizadora", y advirtió de que si Teherán no libraraba el petrolero, Reino Unido tomaría "accidones contundentes".

Las fricciones comenzaron en el contexto del enfrentamiento por el acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán. Este último ignoró el acuerdo y superó el límite de uranio enriquecido. En ese punto, EE UU amenazó con imponer más sanciones a Irán tras extralimitarse con el acuerdo nuclear de 2015, destinado a evitar que Teherán desarrolle una bomba atómica.

¿En qué consiste el acuerdo nuclear de 2015?

En el año 2015, Irán firmó, junto a otras seis potencias internacionales (China, EE UU, Francia, Inglaterra, Rusia y Alemania), un acuerdo para limitar el programa nuclear iraní a cambio de levantar las sanciones internacionales.

En este acuerdo, Irán se comprometía a hacer un "uso pacífico" de la energía nuclear, es decir, a no utilizarla para la creación de armas nucleares. A cambio, las potencias firmantes acordaban levantar todas las sanciones.

Un punto importante que se incluyó en el acuerdo fue que Irán no produciría uranio enriquecido durante 15 años (es decir, hasta 2030). Además, el país de Oriente Medio destruiría el 98% del material nuclear en su poder, amén de 2 centrifugadoras instaladas en sus plantas nucleares. Con respecto a las sanciones en caso de incumplimiento, se mantendrían durante cinco años en el caso de las armas nucleares y durante los próximos ocho en el caso de los misiles balísticos.