El comité de fábrica Alcoa de Avilés
El comité de fábrica Alcoa de Avilés, manifestándose en la puerta del Ministerio de Industria. EUROPA PRESS

Alcoa y el fondo Parter han alcanzado este lunes un principio de acuerdo que puede concretarse esta semana con la compraventa de las factorías del grupo alumínico en Avilés y A Coruña, y que contempla seguir trabajando hasta el 31 de julio para establecer las garantías de la operación.

Así lo ha confirmado el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, a través del secretario general de Industria en funciones, Raúl Blanco, que ha asistido a la reunión en un hotel madrileño junto a Alcoa, Parter, los sindicatos, el comité de empresa, el Ministerio de Trabajo y los Gobiernos de Galicia y Asturias. El preacuerdo se trasladará a un contrato esta semana.

Asimismo, ha avanzado que esta semana se concretaría la compraventa y durante este mes se trabajaría para hacer realidad las condiciones que se pusieran en el marco de esta operación. Por todo ello, Blanco ha asegurado que la negociación para la venta de las dos plantas de Alcoa está en un punto "más positivo" de lo que estaba por la mañana.

Los comités de empresa

A pesar de lo dicho por el Ministerio, el Comité de empresa de Alcoa Avilés considera "un chantaje" el hecho de que la multinacional americana les obligue a ratificar la venta. Tras una primera reunión con la ministra, han salido contentos. "La ministra está totalmente de nuestro lado", han señalado en el comunicado.

A continuación los sindicalistas se han reunido con todas las partes implicadas, donde Alcoa ha explicado los motivos por los que el Grupo Parter no cumple con los requisitos solicitados, y a su vez los miembros del grupo suizo han explicado, porque creen que "sí lo cumplen".

"Tras un receso, Alcoa acepta el plazo solicitado por el inversor hasta finales de julio para que se cumpla las peticiones de venta", han explicado los miembros del comité. Por último, Alcoa se ha descolgado con la petición a los sindicalistas de validar la venta.

Por su parte, el comité de empresa de Alcoa en A Coruña permanece "expectante" ante el principio de acuerdo que puede concretarse esta semana, si bien cree que "no le queda más remedio" que vender. "Eso es lo que se buscaba y todo lo que sea cerrar este ciclo y el ERE con una venta, bienvenido sea", explican.

Garantías financieras

El pasado viernes, Alcoa trasladó a los sindicatos que las garantías financieras presentadas por Parter para hacerse con las plantas de Avilés y A Coruña no eran lo suficientemente líquidas.

Después de que Alcoa paralizara temporalmente la venta al considerar que el comprador no cumplía con las garantías financieras requeridas, el grupo estadounidense de aluminio exigió a Parter "garantías financieras que aporten mayor liquidez", y que supondrían unos 30 millones de dólares (unos 26,7 millones de euros), señalaron a EFE fuentes cercanas a las conversaciones.

Alcoa, que dio a conocer sus nuevas exigencias a Parter dos días antes de que expirase el plazo marcado para la venta de ambas plantas (30 de junio), aceptó una prórroga de ocho días para seguir negociando y para que Parter explique su solvencia financiera.

Parter había garantizado 250 trabajadores en cada una de las fábricas -frente a los 317 con que cuenta la planta avilesina y los 369 de la coruñesa-, cantidad que podría incrementarse en caso de que arranquen las series de electrólisis.