París vuelve a limitar el precio de los alquileres

Zona residencial cerca de la Torre Eiffel, en París.
Zona residencial cerca de la Torre Eiffel, en París.
GTRES

La subida de los alquileres de viviendas vuelve a estar limitada a partir de este lunes en París, una medida con la que el Ayuntamiento de la capital francesa quiere acabar con los abusos a los inquilinos.

De este modo, la regulación de los precios de alquiler en París se suma a la de otras ciudades como Madrid, Barcelona y Nueva York. Asimismo, en Berlín los precios se mantendrán congelados durante los próximos cinco años.

El dispositivo se aplicó de 2015 a 2017, pero fue derogado tras varios recursos judiciales. En noviembre de 2018, el Parlamento reintrodujo la medida en la nueva ley sobre la vivienda del Ejecutivo, a la que la alcaldía se ha acogido.

La limitación afecta a las viviendas, amuebladas o no, que se pongan en alquiler por primera vez o cuyo contrato expire y vaya a ser renovado.

El responsable de Vivienda del Ayuntamiento parisino, Ian Brossat, señaló este lunes en la emisora France Info que el cambio busca imponer cordura en "un sistema que se ha vuelto un poco loco".

"Cuando ves el nivel de los alquileres en París y la dificultad de tener alquileres compatibles con los ingresos de los hogares de las clases medias te dices que es necesario introducir de nuevo un poco de racionalidad", concluyó.

¿Cómo se establece el precio del alquiler?

El precio medio por metro cuadrado se estima a partir de los cálculos efectuados por los organismos competentes. Este depende de su localización, del número de habitaciones, de la fecha de construcción y de si está amueblado o vacío. El alquiler especificado en el contrato no podrá ser un 20 % superior ni un 30 % inferior a esa cifra.

A modo de ejemplo, el alquiler de referencia de un piso de dos habitaciones en Auteil, en el exclusivo distrito XVI de la capital, es de 23,8 euros por metro cuadrado, por lo que por un apartamento de 43 metros en un inmueble de antes de 1946 la media se establece en 1.023 euros mensuales, indicó el diario Le Figaro.

En caso de no respetar los topes marcados, el propietario se arriesga a una multa de 5.000 euros, a tener que bajar el precio y a reembolsar la cantidad de más percibida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento