Con todas las miradas puestas en el sector crítico de Ciudadanos tras las dimisiones del portavoz económico Toni Roldán y del eurodiputado Javier Nart de la dirección, el líder del partido en Castilla y León, Francisco Igea, ha confirmado que continuirá con su cargo pese a la crisis interna y ha insistido en su postura, en contra de la de su partido, de abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez: "Se trata de dar estabilidad al país", ha justificado.

Igea, previsiblemente futuro vicepresidente de la Junta tras su acuerdo con el PP, ha querido atender a los medios solo un día después de la dimisión de uno de los pilares del partido, Toni Roldán, y de que el sector crítico de la formación naranja forzara a la Ejecutiva a una votación imprevista sobre su estrategia de pactos. Una votación que dio como resultado una la continuidad del veto a Pedro Sánchez y la dimisión del eurodiputado Javier Nart de la dirección.

Igea apoyó este lunes una abstención y en esa idea ha vuelto a insistir. Apuesta por una oferta "programática para desenmascarar la trampa en la que está instalada ahora mismo el presidente Sánchez" y para ello, ha pedido a su partido que salga de "la trinchera" recordando que Ciudadanos nació con una frase: "Lo imposiblle es solo una opinión". Siguiendo esa filosofía, considera que la formación naranja debe "ser valiente" y ofrecer propuestas concretas y que los socialistas sean los que muevan ficha y se retraten.

Si bien ha rechazado los pactos con los independentistas, ha defendido retomar el diálogo con el PSOE "para que el país no dependa en exclusiva de los que pretenden romperlo". Aunque eso signifique ir en contra de lo prometido en campaña, Igea ha querido ser claro: "Dialogar en política no es rendirse. Pactar en política no es traicionar".

Así, ha rechazado los pactos de Ciudadanos con la formación de Santiago Abascal, que considera no tiene tantas diferencias con "quienes pasean con antorchas el Vic". Si bien no es comparable con EH Bildu, considera que el discurso es el mismo.

"Sobran unos cuantos Ábalos"

Igea ha aprovechado su intervención para dedicar unas palabras de cariño y agradecimiento a su ex compañero Roldán, pero también para responder al secretario de Organización del PSOE, que este lunes utilizaba las dimisiones de Ciudadanos para arremeter contra el partido. "¿Cuántos Valls, Roldán, Nart hacen falta para que Ciudadanos recapacite", preguntaba Ábalos. Unas palabras a las que ha respondido el barón naranja: "Sé que sobran unos cuántos Ábalos".

El líder del partido naranja en Castilla y León, que ha defendido que haya crítica en Ciudadanos, se ha cuestionado cuántos como ellos, que se levantaron contra la posición de la dirección, hay en el PSOE para decir que "no se puede pactar con quienes han justificado el asesinato de sus compañeros, con quienes piensan que son mejores que otros españoles".

Confía, eso sí, en que su partido cumpla lo que pone en su programa y en el momento adecuado dé el paso. "No se trata de cambiar de opinión sobre Pedro Sánchez, sino de que cumpla su programa y defienda a cualquier precio la igualdad de derechos, la regeneración, la lucha contra el nacionalismo. Yo estoy seguro de que mi partido va a hacer eso en el momento que sea necesario".

No obstante, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad a los militantes tras esta crisis interna: "Este partido merece la pena". "Éste es un un partido en la que la crítica es posible. Los partidos necesitan de las crisis para crecer", ha señalado.

Asumir la votación o "dar un paso a un lado"

Igea fue una de las cuatro voces contrarias al veto a Pedro Sánchez junto con Nart, Luis Garicano y Fernando Maura. Los principales portavoces del partido, Inés Arrimadas y José Manuel Villegas, no han dudado en señalarles: "En todo caso, son ellos los que han cambiado de postura, no Ciudadanos", apuntaba el secretario general en una entrevista en Onda Cero, recordando que la Ejecutiva decidió "por unanimidad" no pactar con Sánchez.

En este sentido, ha asegurado que el partido seguirá manteniendo la misma línea y ha invitado a los disconformes a asumir lo votado en la Ejecutiva o "dar un paso a un lado. Lo que no vale es no asumir las decisiones democráticas de los órganos del partido". Ha defendido que su partido solo está materializando el mandado de los votantes que apoyaron a Ciudadanos, que conocían antes de las elecciones su intención de no pactar con Pedro Sánchez