Pablo Iglesias.
Pablo Iglesias. EFE

Pablo Iglesias no quiere que las negociaciones con el PSOE para formar gobierno se traten "como si fuera un partido de tenis" y así se lo ha avisado a los socialistas en una entrevista en La Cafetera de Radiocable. En esta emisora ha reprochado al partido con quien pretende entrar en un Ejecutivo que "no es sensato negociar así" y ha reconocido queno comparte el "estilo de mandar mensajes a través de medios de comunicación. Hemos aprendido la lección de 2016".

El líder de Podemos ya anunció semanas atrás la discreción con la que quería mantener las reuniones con Pedro Sánchez y se ha mostrado molesto porque el PSOE mande mensajes en los medios cerrando la puerta al gobierno de coalición que exige Podemos. Iglesias, por su parte, no ha cambiado su postura de entrar en el Consejo de Ministros y ha reclamado este lunes al PSOE que se siente a hablar de programa y equipos para formar un gobierno de coalición y deje atrás presiones y "dinámicas de ruido".

A su juicio, ello implica "hablar de programas y de equipos de trabajo y de gobierno". "Es lógico que ante esta propuesta haya sectores minoritarios que tengan nostalgia de la época del bipartidismo, pero estamos ante una oportunidad histórica", ha añadido.

En este sentido, ha afeado "las dinámicas de provocación" que considera está utilizando el equipo de Sánchez para que Podemos apoye la investidura sin ministerios a cambio y no arriesgarse a un escenario peor como sería una repetición electoral, donde la formación naranja podría empeorar todavía más sus resultados. Según el diario La Razón, en unas segundas elecciones Podemos podría perder 10 escaños.

Cuestionado sobre esta posibilidad, Iglesias ha respondido contundente: "La Constitución prevé que cuando el Rey encarga la formación de un Gobierno hay que arremangarse. Amenazar con elecciones es tomar por tontos a los españoles y a las españolas. La clave para que haya acuerdos es el respeto al aliado".

Sin contactos

Iglesias ha hecho estas declaraciones cuando se cumple una semana de su reunión secreta en Moncloa con Sánchez. Después, no han vuelto a verse ni a hablar y Unidas Podemos está "pendiente" y "a la espera" de que el presidente del Gobierno en funciones vuelva a convocarle para abrir unas negociaciones programáticas, donde también espera que es hable de ministerios. "Mantenemos la conversación en la medida en que es el PSOE, que lidera estas conversaciones, quiera hacerlo", ha dicho este lunes la portavoz de Podemos, Noelia Vera.

Según ha apuntado, "entramos en una fase en la que necesitamos hablar de programa, de proyecto. Hay que hablar de muchísimas cosas prprogramñaticas para ver en qué coincidimos a partir de ahí se hablará de equipos, ministerios, porque fomra parte de esa negociación".

Presión con los sindicatos

Esta misma tarde, el líder de la formación naranja se reunirá con los principales sindicatos, CCOO y UGT. De hecho, el secretario general de éste último,Pepe Álvarez, ha pedido a Sánchez e Iglesias que eviten una repetición electoral y trabajen en un pacto de Gobierno más social.

En una entrevista en RNE, ha asegurado que en la reunión a la que le ha convocado esta tarde Iglesias, junto al líder de CCOO, Unai Sordo, espera conocer cuáles son sus planteamientos respecto al programa electoral que pueden estar negociando. "Desde el punto de vista sindical lo importante es para qué" van a pactar, es decir, cuáles son los planteamientos en materia de "pensiones, derogación de las reformas laborales o las políticas presupuestarias para aumentar la recaudación", con el objetivo de "dar más y mejores servicios a los ciudadanos", ha dicho Álvarez.

"El cómo se establece el nuevo Gobierno" depende del presidente "y de las posiciones políticas que hagan sus socios, en este caso Podemos", ha explicado, consensuando "la fórmula que finalmente estimen conveniente". Ambos "deberían empezar a pensar que las elecciones no deberían repetirse", porque sería un "gran fracaso colectivo", por lo que les ha instado al "entendimiento", al tiempo que ha considerado "contradictoria" la actitud de PP y, sobre todo, de Ciudadanos, al colocar un cordón sanitario a la izquierda.

"Es como si estuvieran deseando que hubiera nuevas elecciones", ha asegurado Álvarez, dado que "plantean que no es posible un acuerdo de ningún tipo para permitir gobernar, aunque sólo sea dejar, por vía de la abstención, que gobierne PSOE, y tampoco que pacten con nacionalistas". E