La portavoz de Más Madrid y alcaldesa saliente, Manuela Carmena, ha hecho un alegato feminista en su despedida de la Corporación en el Pleno de investidura en el que ha salido votado como regidor José Luis Martínez Almeida, a quien le ha pedido que escuche, que atienda la diversidad, la tolerancia y defienda la honestidad y que se "conseguirá cuidando la democracia", que "tanto costó traer", vidas incluidas.

En un largo discurso y ovacionada al final por sus compañeros de plataforma, en pie, Carmena, que este lunes renunciará a su acta de concejala en el Ayuntamiento de Madrid, ha comenzado sus palabras dando la enhorabuena a Almeida, algo que ya hizo el 26M "porque ya se sabía que iba a haber este pacto entre las tres derechas".

"Debemos cuidar la democracia", ha destacado, algo que defiende todos los que, como ella, saben "lo que costó traerla a España". "Cuidar la democracia como cuidamos los afectos, las amistades, los amores y también las instituciones, que es la estructura de paz que permite la vida social, nuestras ilusiones y el desarrollo personal", ha declarado.

"No podemos seguir insultándonos para llegar al poder"

Y esa teoría de los cuidados está incardinada en el feminismo, "el movimiento que ha significado la mayor revolución del mundo sin una gota de violencia" cuando "desgraciadamente hay quien no cree en el feminismo y quien no respeta a las mujeres y las mata", lo que le ha llevado a recordar las mil mujeres asesinadas por violencia machista desde que hay estadísticas.

Carmena ha destacado que cuidar la democracia no es sólo ejercer la representación que dan los votos de las urnas sino ir más allá. "No podemos seguir insultándonos, injuriándonos, empleando manipulaciones y mentiras para llegar al poder. Y esto no son palabras ñoñas o buenistas, es necesidad de supervivencia" y todo para cumplir "la primera regla de la democracia", el respeto, ha lanzado.

Tampoco ha obviado la "paradoja" que supone que Más Madrid haya "ganado estrepitosamente las elecciones" pero que no vaya a gobernar por los pactos legítimos, aunque no correspondan con la situación sociológica de la ciudad, ha espetado para remarcar, a renglón seguido, que la situación vivida este sábado en Cibeles "no es lo mismo que pasó hace cuatro años".

"Les dejamos un Madrid que sabe el gobierno que quiere"

Entonces la portavoz del PP, Esperanza Aguirre, que dejó en 2017 su cargo "por su vinculación con Ignacio González", dijo que el PP había ganado las elecciones, algo que era cierto, las ganó "por un voto". Ahora, cuatro años después, se da la "paradoja" de que el PP ostenta la Alcaldía cuando este partido nunca ha tenido menos votos que hoy".

Carmena ha instado a abandonar "el frentismo" dado que más de 500.000 madrileños y madrileñas han votado "proyectos concretos de este Ayuntamiento, su gestión", algo que cree que debería tener en cuenta el nuevo alcalde. "Nos han dicho (con sus votos) que hemos hecho lo debido", ha resumido, personas a quienes les ha agradecido la confianza, incluso con los errores cometidos.

Al nuevo Gobierno le dice que han dejado un Madrid "que no necesita posicionarse porque ya está posicionado". Se marchan dejando un Ayuntamiento "con una situación económica excelente", que ha reducido la deuda a la mitad mientras que se concluyen viviendas y equipamientos, como Vallehermoso, lo que era "un agujero desde 2006", ha señalado en un Pleno en el que han estado presentes los exacaldes del PP Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella.

"Les dejamos un Madrid que sabe el gobierno que quiere, tolerante, sencillo, honesto. Tengo la confianza de que el nuevo alcalde va a saber que tiene que ser un alcalde abierto, que tiene que estar dispuesto a escuchar, a la diversidad, la tolerancia, la honestidad y que lo de gobernar para todos sea de verdad", también para esos 500.000 votantes que apoyaron a Más Madrid.

Consulta aquí más noticias de Madrid.