Tori Spelling revive el 'affaire' de su marido Dean McDermott ya que él ha contado en público por qué fue infiel

  • La infidelidad ocurrió en 2013 y años después sigue exprimiendo aquello.
  • ¿Un montaje para sacar dinero? Los espectadores opinan que sí.
La actriz Tori Spelling, a la derecha, cuando interpretaba a Donna Martin en 'Sensación de Vivir'.
La actriz Tori Spelling, a la derecha, cuando interpretaba a Donna Martin en 'Sensación de Vivir'.
ARCHIVO

Pobre, Tori Spelling que no la dejan tranquila. Entre sus problemas financieros, los insultos a sus hijos en redes sociales (los llaman gordos), los que le dedican a ella (que si se le ha ido de las manos el bótox), los malabares que ha hecho para conseguir que el regreso de Sensación de Vivir saliera adelante, los cuernos que le puso su marido…

Sí, Dean McDermott le fue infiel a Tori con una tal Emily Goodhand y el escándalo saltó en las Navidades de 2013. Contó todos los detalles en el reality True Tori, pero parece ser que se le habían quedado cositas en el tintero.

En una entrevista reciente, McDermott no pudo reprimirse: "Me hubiese gustado pensar con mi cabeza, no con mi pene porque pensé mucho con él". Y de perdidos al río, el actor de 52 años explicó el motivo de su infidelidad. "No se trataba de Tori tenía que ver con mis inseguridades: me sentía mal conmigo mismo, una mierda, y necesitaba hacerlo para sentir algún tipo de poder. Soy un pedazo de mierda por lo que hice, fue horrible".

McDermott asegura que un amigo fue el que filtró la historia a los medios por dinero. "Fue una Navidad difícil, pero conseguimos superarlo". El matrimonio fue a terapia y, como decíamos, en televisión se dedicaron a contar los pormenores de aquellas sesiones. Los espectadores llegaron a decir que se trataba de un montaje que había hecho el matrimonio para poder sacar dinero.

De la tal Goodhand no había rastro por ningún sitio: ni redes sociales, ni la prensa consiguió fotos de ella jamás. Cuando saltó la historia, los medios creyeron que se trataba de una actriz con ese nombre, a la que empezaron a acosar por Twitter, pero la joven se apresuró a explicar que no era ella ni tenía nada que ver con Goodhand.

Volviendo al montaje o no de Tori y su marido, por aquella época él comentó que uno de los motivos por los que le había puesto los cuernos era que no había tenido sexo con su mujer antes de irse de viaje a Canadá (momento en el que se produciría la infidelidad). Y claro, como Goodhand estaba acostumbrado a tener relaciones antes de irse por trabajo… pasó lo que pasó. En ese momento de la conversación-reality Tori se mosqueó argumentado que el fin de semana antes ella había comprado juguetes sexuales y que probaron "cosas nuevas" que a él le gustaban. En una mezcla de rubor y mosqueo, McDermott abandona la habitación alegando que no va a hablar de su vida sexual en televisión (ajá).

El culebrón sigue porque McDermott decidió ingresar en rehabilitación y allí admitió que era un mentiroso patológico, drogadicto y adicto al sexo. Mientras el marido estaba en rehab, la Spelling estaba en casa criando de sus cuatro hijos (ahora son cinco) y tratando de salir adelante como si fuese una madre soltera… soltera, pero con tres niñeras, ojo.

McDermott y la hija de Aaron Spelling (que murió en julio de 2006) se casaron en una ceremonia privada en mayo de 2006 en las islas Fiji (en aquella época todavía tenía dinero). Lo de los dos actores fue un flechazo que surgió en 2005 en el rodaje de una película para la televisión cuando ambos tenían parejas. No importó: fueron infieles y terminaron divorciándose de sus respectivos.

El ataque de nervios

La policía tuvo que ir a casa de la actriz en 2018 porque sufría un ataque de nervios que le llevó a destrozar todo aquello que encontraba a su paso. Al parecer, Spelling no pasaba por un buen momento, ya que sus deberes maternales y su mala situación económica le pasaban factura.

Después de años de gastos excesivos, Tori y su esposo tenían en aquel entonces una deuda de más de 250 mil dólares en impuestos. El escándalo estalló poco después de que American Express demandase a la estrella por tener una deuda de casi 38 mil dólares desde hacía más de un año.

"Solo porque trabaje en la televisión no significa que no tome decisiones financieras que no sean buenas", se justificaba Tori.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento